RSS

Archivo de la categoría: SUMERIA

Anunnaki Dioses O simplemente Colonos.


Según el mito babilónico, los Anunnaki o anunnas  (¿mito o No tan Mito?) Bueno según el mito los anunnas eran los hijos de Anu y Ki, los dioses hermano y hermana, ellos mismos, los vástagos de Anshar y Kishar (pivote del cielo y pivote terrestre, los  celestialespostes). Anshar y Kishar eran los hijos de Lahm y de Lahmu (“los fangosos”), nombres dados a los guardias del templo en Eridu, el sitio de Apsu en el cual la Creación según ellos ocurrió. La cabeza del consejo de Anunnaki era el gran Anu, (más que ser un dios del cielo, Anu realmente significa “cielo”), de Uruk y los otros miembros eran sus descendientes. Su lugar fue tomado por Enlil, (En=señor, lil=viento, aire), quien, en la antigüedad era pensado como el separador del cielo y de la tierra. Esto dio lugar a un conflicto entre Enlil de Nippur y su hermanastro Enki de Eridu, sobre la legitimidad de Enlil como gobernante Celestial y terrestre. Enki, (En=señor, Ki=Tierra), además de ser el dios del agua dulce, era también dios de la sabiduría y de la magia, y era mirado por algunos como alquimista. Cuando el Igigi decidió hacer huelga y rehusó continuar trabajando para mantener la armonía del Universo, en el Shappatu (hebreo: Shabbat), Enki creó a la humanidad para que ésta asumiera la responsabilidad de realizar las tareas que los dioses habían abandonado. Eran unos vagos seguramente, ósea que crearon esclavos para hacer el trabajo que para ellos seria humillante o cansado. De  poderes y cosas de esas más bien nada de nada.

Es como cuando dice la biblia que dios tenia un ejercito de Ángeles…- si era súper poderoso para que quería angelitos que le cubrieran las espaldas.

Seguimos…Los Anunnaki, por su parte, eran los compañeros altósimos (Alto concilio) del consejo de los dioses y de Anu. Fueron distribuidos sobre la tierra y el mundo subterráneo o bajo mundo. Los más conocidos entre ellos eran: Asaru, Asarualim, Asarualimnunna, Asaruludu, En-Ki (Ea para los Akadios), Namru, Namtillaku y Tutu. (Un análisis convencional de la práctica religiosa sumeria se puede encontrar en el libro de A. Leo Oppenheim., Mesopotamia antiguo: Retrato de una civilización muerta, una edición revisada que se publicó en 1976. En dicha obra, Oppenheim se muestra muy precavido respecto de las interpretaciones sobre los dioses que “perdieron la civilización”).

Nota… debemos de tener en cuenta que las religiones y muchos gobiernos rechazan las escrituras sumerias y acadias, aun mas cuando hablan de la creación, pero no rechazan las referentes a astronomía, medicina, matemáticas y un largo etc. También deberemos tener presente de todos esos señores que dan rienda suelta a su imaginación…provocan un desorden a la veracidad de dichas escrituras.

Pero si hay una pequeña realidad demostrable,… algo sucedió en sumeria y concretamente en una  zona entre  Irán e Irak conocida  como Edam o como lo llama la Biblia… edén.

De esos seres llamados Anunnaki yo podría decir que el significado es muy similar en todos los estudiosos, con variables pero similares.

 De arriba bajaron  a la tierra.

Por cierto KI significa Tierra/ Abismo.

 

Es nuestro ADN extraterrestre??


Resultado de imagen de adn extraterrestre

EN 1953, HAROLD UREY Y STANLEY MILLER, dos científicos de la Universidad de Chicago (EE UU), llevaron a cabo un experimento, calificado por la prensa del momento como “el más sorprendente de todos los ensayos”. Ambos investigadores habían creado una mezcla formada por moléculas simples de metano, amoniaco, hidrógeno y vapor de agua, que introdujeron en una vasija con agua. Su intención era reproducir la “sopa primordial”, en la que presumían había nacido la vida en la Tierra por primera vez miles de millones de años atrás. Acto seguido, sometieron la mezcla a una serie de chispas eléctricas, a fin de simular los “rayos primordiales” que, según estos investigadores, actuaron como detonantes para el surgimiento de las primeras células vivas. En realidad, el experimento sólo generó varios aminoácidos e hidroxiácidos: dos moléculas que deben “ensamblarse” para dar lugar a las proteínas, macromoléculas esenciales para el funcionamiento de cualquier célula. Sin embargo, nada explicaba de cómo se formaron las primeras de estas macromoléculas. Por otro lado, no basta sólo con la configuración de una proteína para el surgimiento de una célula viva. Ésta necesita de los llamados ácidos nucleicos, que contienen el código genético (ADN y ARN), encargado de transmitir a la célula las instrucciones para su propia reproducción. En definitiva, “el más sorprendente ensayo de la historia”, que todos hemos estudiado en el colegio como la prueba de que la vida surgió de forma casual y espontánea, únicamente consiguió formar compuestos inertes, que nada aclaraban sobre el nacimiento de las primeras células vivas: las unidades básicas de todo ser, capacitadas para absorber nutrientes –alimentos y reproducirse en nuevas células. El mismo año que Urey y Miller realizaron su famoso ensayo –en 1953–, los biólogos James D. Watson y Francis Crick hicieron uno de los grandes hallazgos de la humanidad: descubrieron la estructura del ADN en forma de doble hélice, lo que complicaba mucho más la explicación de que la vida había nacido en la Tierra de forma casual. Por su logro, Watson y Crick recibieron el Premio Nobel de Medicina en 1962, convirtiéndose por derecho propio en dos de los científicos más influyentes del siglo XX.

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 septiembre, 2017 en CIENCIA, HISTORIA, Mesopotamia, SUMERIA

 

Algo sobre Marduk


Marduk-Tiamat

Marduk era conocido como el gran señor, era el dios de la guerra que acompañaba a los jefes militares del imperio y les entregaba la victoria. Su animal sagrado era el dragón Sirrush que había vencido a la diosa Tiamar. Su templo, el esagila, era un zigurat, una alta torre que sirvió de base para la leyenda bíblica de la torre de Babel.

Marduk era el dios del orden de opresión de los cielos y de la tierra. Y se convertía luego en el dios de la paz que imponía el silencio y la resignación sobre los pueblos derrotados. La guerra y la paz era el teatro de operaciones de esta divinidad enigmática que protegía a los poderosos.

Marduk era la divinidad suprema, gobernaba las vidas y haciendas de los pueblos que habitaban el valle del Eufrates y del Tigris, en el actual Irak. Era el dios de la tierra de los dos ríos, llamada Mesopotamia. Era una deidad solar, similar a la deidad Ra, en Egipto. Vigilaba la suerte de los poderosos y despreciaba la vida de los humildes.

En esta región tuvieron lugar importantes procesos de producción de pensamiento religioso, que luego influyeron sobre otras culturas, incluida la hebrea, y posteriormente la cristiana. Estos procesos estuvieron vinculados con el desarrollo
de distintos proyectos imperiales, en diversas épocas tales como la sumeria, acadia, mesopotámica, asiria y caldea.

Una de las ideas religiosas fundamentales derivadas de Mesopotamia, es la relativa al pecado original, que explica y justifica la situación de opresión en que viven los
pueblos sometidos a los imperios. Sostiene esta tesis que los seres humanos somos prisioneros de una naturaleza que nos empuja permanentemente al pecado.

Una nación que vivió hace 5,500 años

Estamos reflexionando sobre una civilización que junto con la egipcia son las cunas de la humanidad. Estamos escribiendo de una nación que vivió hace 3,500 años antes de Cristo. Era una civilización guerrera que vivía del tributo de los pueblos conquistados y poseía una cultura fatalista, todo estaba determinado por el juego de los astros en el cielo. Nada podía cambiar.

Nada podía hacerse para torcer el rumbo de los planetas. Los planetas estaban al servicio de los reyes en la tierra y de los dioses en el cielo. El brillo de los planetas ocultaba los sufrimientos de los oprimidos. Las estrellas pretendían borrar las huellas de la lucha de clases.

Marduk gobernaba los cielos y la tierra junto con su esposa Ishtar. Ishtar era la gran diosa madre, la diosa de la naturaleza, de la fuerza de la vida, de la fertilidad, de la primavera, de los ríos, del matrimonio y del destino, de la tormenta y también de la guerra, del amor y de la solidaridad. Su animal sagrado era el león. Los sumerios la habían llamado Innana. Ante de las batallas Ishtar se aparecía al ejercito asirio vestida para la guerra, con arco y flechas, para animarlos a conquistar la victoria.

Un personaje interesante del panteón mesopotámico es Nanshe, la diosa de la justicia, que se compadece de los pobres, especialmente de las viudas y los huérfanos. Un himno dedicado a esta diosa expresa que:
la que conoce al huérfano, la que conoce a la viuda,
la que conoce la opresión del hombre por el hombre,
la que es la madre del huérfano, Nanshe se cuida de la viuda,
hace que se administre la justicia al más pobre,
ella es la reina que atrae al refugiado a su regazo,
y la que encuentra un refugio para el débil…

Los sumerios

Estas divinidades religiosas fueron formándose al calor del surgimiento de los imperios de Mesopotamia. En la época de los sumerios, la cultura inicial, la capital era Ur, el sitio desde donde Abraham emprende su odisea hacia la tierra prometida. Una de las primeras ciudades de la historia de la humanidad. Los sumerios junto con los egipcios, inventaron la rueda, la escritura, la agricultura, los tejidos y el uso de los metales. Sus dioses eran Shamash y Enlil. Los sumerios consideraban que el mundo fue creado en siete días.

El número siete se debe a que los astrónomos sumerios habían identificado siete cuerpos celestes, aparte de las estrellas: el Sol, la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno. Estos astros eran divinidades que determinaban la vida de los humanos. El destino de una persona dependía fuertemente del astro dominante el día y la hora de su nacimiento. Cada día se nombraba según el astro que dominaba en su primera hora, y así surgió la división del tiempo en semanas de siete días.

Los sumerios que escribían en tablas de barro, nos heredaron la historia de Gilgamesh, un rey aventurero que va en búsqueda de la planta de la eterna juventud para lograr la inmortalidad. Gilgamesh tiene toda la sabiduría y construye la ciudad de Uruk, asimismo él narra la historia de un diluvio universal que luego sirve de base para el que conocemos en el Genesis.

Los acadios

Posteriormente, el rey semítico de la ciudad de Kish, adoptó el nombre de Sargón, que significa “Rey legítimo”. Y construyó una nueva capital que llamó Acad. Desde allí inició campañas militares contra ciudades de los sumerios, que ampliaron su reinado hasta convertirlo en un imperio, que incluía toda Sumer y el reino de Elam.

Diversos historiadores consideran al imperio acadio como el primer imperio histórico, ya que dominó y ocupó militarmente a otros pueblos. Sargón estableció un imperio cruel y represivo que levantó muchas insurrecciones populares, que fueron sofocadas a sangre y fuego. Instituyó el acadio como la lengua oficial del imperio, con lo que desplazó al sumerio.

La conquista brutal que realizaron los acadios sobre los pueblos sumerios generó una gran confusión entre estos, ya que los acadios hablaban una lengua semita que nadie entendía pero que estaban obligados a aprender. En el imaginario popular surgió la explicación que esta invasión era un castigo de los dioses por su desobediencia.

Y surgió la leyenda que hubo un tiempo en que todos hablaban la misma lengua, o sea el sumerio, pero que un día los dioses los castigaron obligándolos a hablar dos lenguas (el sumerio y el acadio). Y esto lo relacionaban con la construcción de los zigurats, edificaciones para acercarse al cielo que provocaron la cólera de los dioses por este atrevimiento de los humanos. Los dioses castigaron esta osadía con la confusión de las lenguas. Y esto lo colocaron antes del diluvio, como medida de salvación por si acaso los dioses pensaban en realizar otra hecatombe.

Hammurabi y los antiguos babilonios

Escultura de piedra muestra Hammurabi, rey de Babilonia, antes de una deidad. Creó uno de los primeros códigos legales escritos, alrededor del año 1800 aC:

Los acadios fueron reemplazados por los amoritas. Entre los amoritas sobresalió Hammurabi como gobernante sabio que codificó la legislación de su época e inició el imperio babilónico. El reinado de Hammurabi se vincula a la ciudad de Babilonia que pasó a convertirse en al capital del imperio así como Marduk pasó a ser el dios supremo. Estos antiguos babilonios consideraban a su ciudad como el ombligo del mundo. La lengua babilonia sustituyó al acadio como la lingua franca aceptada en el comercio y la diplomacia en esta región.

“Para que el fuerte no dañe al débil, para hacer justicia al huérfano y a la viuda, el rey Hammurabi de Babilonia ha escrito sus preciosas palabras en una estela…”así inicia el famoso Código de este monarca babilónico. Se considera que fue Shamash el que dictó estas 282 leyes a Hammurabi. Babilonia es para esta época tanto una sociedad esclavista como un imperio. Esta ciudad fue adonde fueron llevados cautivos los judíos y muchos otros pueblos del Oriente Medio. En Babilonia, luchaban los awilu, los amos, contra los wardu, los esclavos.

Los asirios y Nínive

En este mismo territorio, los asirios construyeron un imperio que sembró el terror

 

 
3 comentarios

Publicado por en 1 marzo, 2016 en HISTORIA, Mesopotamia, SUMERIA

 

Etiquetas: , , , , ,

La pirámide y su huésped.


Pirámide_interiorEl incidente de la Torre de Babel llevó a un inesperado final la era más larga de Paz en la Tierra que el Hombre pueda recordar. La cadena de acontecimientos trágicos que desencadenó aquel incidente tuvo, según creemos, una relación directa con la Gran Pirámide y sus misterios. Para resolverlos, vamos a ofrecer nuestra propia teoría acerca de cómo se planificó y se construyó esta singular estructura, que más tarde sería sellada y violentada desde fuera. 
A los muchos enigmas referentes a la construcción y al propósito de la Gran Pirámide de Gizeh, se añadieron dos más tras su terminación. Todas las teorías relacionadas con ellos, al estar basadas en la suposición de que la pirámide era una tumba real, muestran imperfecciones y deficiencias. Y es que creemos que las respuestas no se encuentran en los relatos de los faraones, sino en los de los dioses.
Las distintas referencias que, sobre la Gran Pirámide, aparecen en los escritos de los cronistas clásicos griegos y romanos atestiguan la familiaridad que se tenía en sus tiempos con la entrada de la piedra giratoria, el pasadizo descendente y el foso subterráneo. No se sabía nada de todo el sistema superior de pasadizos, galerías y cámaras, dado que el pasadizo ascendente quedó taponado con tres grandes bloques de granito y camuflado con una piedra triangular, para que nadie que bajara por el pasadizo descendente llegara a sospechar que existía una entrada a un pasadizo superior.
piramides
A lo largo de los muchos siglos que siguieron, se llegó a olvidar incluso la ubicación de la entrada original; y cuando, en el 820 d.C, el califa Al Mamun decidió entrar en la pirámide, sus hombres forzaron una entrada a través de un túnel, sin rumbo fijo a través de las piedras. Sólo después de que oyeran caer una piedra en algún lugar dentro de la pirámide fue cuando orientaron el túnel en dirección al sonido, llegando al pasadizo descendente. La piedra que había caído era la piedra triangular que ocultaba la entrada al pasadizo ascendente, con lo que quedó al descubierto el tapón de granito. Incapaces siquiera de mellar los bloques de granito, los hombres atravesaron la piedra caliza a su alrededor, descubriendo al fin el pasadizo ascendente y las partes internas superiores de la pirámide. Como atestiguan los historiadores árabes, Al Mamun y sus hombres lo encontraron todo vacío.
Tras limpiar de escombros el pasadizo ascendente -trozos de caliza que, de algún modo, se habían deslizado por su suelo hasta el tapón de granito-, consiguieron arrastrarse hasta el extremo superior del pasadizo. Al salir de este túnel cuadrado, pudieron ponerse de pie, pues habían llegado al enlace del pasadizo ascendente con el pasadizo horizontal y la Gran Galería. Después, siguieron el pasadizo horizontal, llegando a la cámara abovedada de su extremo (que exploradores posteriores llamarían «Cámara de la Reina»); estaba vacía, al igual que su enigmática hornacina. Volviendo al cruce de pasadizos, treparon por la Gran Galería; sus surcos, precisamente tallados, ahora agujeros y huecos vacíos, les ayudaron a trepar, tarea harto difícil debido a la resbaladiza capa de Polvo blanco que cubría el suelo y las rampas de la galería. Treparon hasta el gran escalón que se eleva en el extremo superior de la galería y que se nivela con el suelo de la Antecámara; al entrar en ésta, se encontraron con que no estaban los rastrillos que bloqueban la entrada. Se arrastraron hasta la cámara abovedada (llamada más tarde la «Cámara del Rey»); estaba vacía, salvo por un bloque de piedra vaciado (apodado «El Cofre»), pero tampoco aquí había nada.
Cuando volvieron al cruce de los tres pasadizos (el ascendente, el horizontal y la Gran Galería), los hombres de Al Mamun se percataron de que, en el lado occidental, había un agujero en el sitio donde la piedra correspondiente de esa rampa había sido hecha pedazos. Aquel agujero llevaba, través de un corto pasadizo horizontal, a un conducto vertical que los árabes supusieron que era un pozo. Cuando bajaron por este «pozo» (como al final se le llamó), se encontraron con que no era más que la parte superior de una larga y sinuosa serie de conductos conectados (60 metros), que terminaba con un empalme de casi dos metros en el pasadizo descendente, conectando así las cámaras y los pasadizos superiores de la pirámide con los inferiores. Las evidencias indican que la abertura inferior se bloqueó y se ocultó para todo aquél que bajara por el pasadizo descendente, hasta que los hombres de Al Mamun bajaron por el Pozo y abrieron su fondo.
Los descubrimientos de los árabes y las posteriores investigaciones han levantado un montón de dudas. ¿Por qué, cuándo y quiénes taponaron el pasadizo ascendente? ¿Por qué, cuándo y quiénes crearon el sinuoso Pozo a través de la pirámide y de su lecho de roca?
La primera y la más persistente teoría explicaba los dos misterios con una sola respuesta. Manteniendo la idea de que la pirámide se construyó como tumba del faraón Keops, esta teoría sugería que, después de que su cuerpo momificado fuera situado en el «Cofre» de la «Cámara del Rey», los obreros hicieron deslizarse los tres grandes bloques de granito desde la Gran Galería por la pendiente del pasadizo ascendente, con el fin de sellar la tumba. De este modo, los obreros habrían quedado atrapados con vida en la Gran Galería. Pero, sin saberlo los sacerdotes, los obreros habían quitado la última piedra de la rampa y habían excavado el Pozo, abriéndose camino hasta el pasadizo descendente, para salir después por la puerta de la pirámide, salvando así la vida.
Pero esta teoría no soporta el más mínimo análisis crítico. El Pozo está compuesto por siete segmentos diferentes. Comienza con el segmento horizontal superior (A), que lleva de la Gran Galería hasta un segmento vertical (B), que conecta, a través de un segmento sinuoso C con un segmento vertical inferior D. Después, sigue un segmento largo, recto, pero muy inclinado (E), que lleva a un segmento más corto (F), inclinado en un ángulo diferente. Al final del F, un segmento que pretendía ser horizontal pero que, de hecho, está ligeramente inclinado (G), conecta el Pozo con el pasadizo descendente. Dejando aparte los segmentos horizontales de enlace A y G, el Pozo de verdad (segmentos B, C, D, E y F), a pesar de sus cambios de rumbo, cuando se contempla desde un plano norte-sur, se encuentra precisamente en un plano este-oeste paralelo al plano de pasadizos y cámaras de la pirámide; la distancia de separación, de alrededor de 1,80 metros, queda cubierta por el segmento A en la parte superior, y por el G en la inferior.
Mientras que los tres segmentos superiores del Pozo atraviesan unos 18 metros de mampostería de la pirámide, los segmentos inferiores atraviesan alrededor de 45 metros de roca sólida. Los escasos obreros que, según la teoría mencionada, hubieran quedado dentro de la pirámide para deslizar los tapones de granito no hubieran podido atravesar toda esa roca. Por otra parte, si la excavación se hizo desde arriba, ¿dónde están los escombros, que sólo podían llevar hacia arriba a medida que profundizaban? Con un Pozo de 70 centímetros de abertura media en la mayoría de sus segmentos, se habrían amontonado más de 28 metros cúbicos de escombros en los pasadizos y en las cámaras superiores.
A la vista de hechos tan poco probables, se propusieron nuevas teorías, basadas en la suposición de que el Pozo fuera excavado de abajo a arriba, sacando así los escombros de la pirámide a través del pasadizo descendente. Pero, ¿para qué? La respuesta es: un accidente. Cuando el faraón estaba siendo enterrado, un terremoto sacudió la pirámide, soltando prematuramente los tapones de granito. Como consecuencia de ello, los que quedaron atrapados con vida no fueron unos simples obreros, sino miembros de la familia real y sumos sacerdotes. Con los planos de la pirámide aún disponibles, los equipos de rescate hicieron un túnel hacia arriba, alcanzando la Gran Galería y salvando así a los dignatarios.
Esta teoría, así como la ya descartada de los ladrones de tumbas que se pudieran abrir paso así al interior de la pirámide, falla, entre otros aspectos, por una cuestión de precisión. Con la excepción del segmento C, en el que la obra se perforó de un modo tosco e irregular, y la sección G, dos de cuyos lados cuadrados resultan toscos y no demasiado horizontales, el resto de segmentos son rectos y precisos, de fino acabado y de ángulos uniformes en toda su longitud. Un equipo de rescate (o unos ladrones de tumbas), ¿hubieran perdido el tiempo en hacer un trabajo tan perfecto y preciso? ¿Para qué molestarse en alisar los lados, cuando tal alisado hubiera hecho mucho más difícil trepar por el conducto?
A medida que aumentaban las evidencias de que ningún faraón había sido enterrado nunca en la Gran Pirámide, una nueva teoría iba ganando adeptos, la de que el Pozo se había hecho para permitir el examen de unas fisuras que habían aparecido en la roca como consecuencia de un terremoto. Los más elocuentes defensores de esta teoría fueron los hermanos John y Morton Edgar (The Great Pyramid Passages and Chambers), que, motivados por el celo religioso que veía en la pirámide la expresión pétrea de las profecías bíblicas, visitaron, limpiaron, examinaron, midieron y fotografiaron todos los rincones conocidos de la pirámide. En sus conclusiones, demostraron que el corto pasadizo superior horizontal del Pozo (A), así como la más elevada de las secciones verticales (B), formaban parte de la construcción original de la pirámide. También descubrieron que la sección vertical inferior (D) se había construido cuidadosamente con bloques de obra a su paso por una cavidad (apodada La Gruta) en el lecho de roca; esto sólo se pudo construir cuando la roca aún estaba al aire libre, antes de que se cubrirera la Gruta con los bloques de piedra de la pirámide. Es decir, también esta sección debía de ser parte -parte primitiva- de la construcción original de la pirámide.
Los hermanos Edgar teorizaron que, cuando se estaba construyendo la pirámide, ya por encima de su base, un potente terremoto agrietó el lecho rocoso en varios puntos. Con la necesidad de conocer el alcance de los daños para determinar si se podría seguir construyendo la pirámide sobre el agrietado lecho rocoso, los constructores perforaron la roca en lo que ahora son los segmentos E y F con el fin de inspeccionar en niveles profundos. Tras constatar que el daño no era grave, se prosiguió con la construcción de la pirámide; pero, para permitir la realización de inspecciones periódicas, se hizo un corto pasadizo (1,80 metros), el G, entre el pasadizo descendente y la sección F, para poder realizar la inspección entrando desde abajo.
Aunque las teorías de los Edgar (expuestas posteriormente por Adam Rutherford en Pyrarnidology) fueron aceptadas por todos los piramidólogos, así como por algunos egiptólogos, aún están lejos de resolver los enigmas. Si las secciones largas E y F eran pozos de inspección de emergencia, ¿por qué se construyeron de forma tan elaborada, de un modo que precisaba de tanto tiempo para su construcción? ¿Cuál era el propósito de las secciones verticales originales B y D? ¿Cuándo y por qué se atravesó la mampostería de forma tan irregular y sinuosa en la sección C? ¿Y qué hay de los tapones de granito? ¿Para qué se pusieron si no hubo funeral ni enterramiento? Para todas estas preguntas no ha habido una respuesta satisfactoria, ni de los piramidólogos, ni de los egiptólogos.
Sin embargo, en la ardua e infatigable medición y exploración de unos y otros se encuentra la clave de las respuestas, pues creemos que los segmentos esenciales del Pozo los hicieron, efectivamente, los constructores originales, pero no a posteriori ni como respuesta a una emergencia, sino como medida de previsión, para que sirvieran de directrices arquitectónicas en la construcción de la pirámide.
A lo largo de los siglos, se ha escrito mucho acerca de las increíbles proporciones y las notables relaciones geométricas de la Gran Pirámide. Sin embargo, debido a que el resto de las pirámides sólo tienen pasadizos y cámaras inferiores, se ha insistido en considerar todo el sistema superior como algo que se desarrolló en una fase posterior. Como consecuencia de ello, se prestó poca atención a determinados alineamientos entre los sistemas superior e inferior de la pirámide, que sólo tendrían sentido si ambos sistemas se hubieran planificado y ejecutado al mismo tiempo. Así, por ejemplo, el punto de la Gran Galería en el que el suelo se eleva abruptamente para formar el Gran Escalón (U), el eje central de la «Cámara de la Reina» (Q), y un nicho (R) que hay en el corto pasadizo horizontal inferior, están situados en línea, precisamente, con el eje central de la pirámide. Por otra parte, hay un enigmático escalón bajo (S) en el pasadizo horizontal superior que está alineado con el punto que marca el fin (P) del pasadizo descendente. Y aún hay más de estos alinemientos desconcertantes.
¿Serían todos estos alineamientos algo casual, puras coincidencias arquitectónicas, o son el resultado de una cuidadosa planificación y un preciso diseño? Como vamos a demostrar, estos y otros alineamientos no reconocidos hasta ahora emanan de la ingeniosa, y sin embargo sencilla, planificación de la pirámide. Y también demostraremos que los segmentos originales del Pozo no sólo formaron parte integral de la ejecución de la pirámide, sino también de su planificación.
Comenzaremos con el segmento D, porque creemos que fue el primero en construirse. Actualmente, en términos generales, se acepta que la prominencia rocosa sobre la que se erigió la pirámide se niveló de forma escalonada. La parte más baja de la roca, que se puede ver en el exterior, formó la línea base; la parte más alta de la roca está en el nivel de la Gruta; allí se puede ver la primera capa de la obra de la pirámide. El hecho de que el segmento D se encuentre por debajo de esta manmpostería, significa que tuvo que ser construido a través de la Gruta y el lecho rocoso antes de que se construyera nada por encima, es decir, antes que los segmentos A, B y C del Pozo. Y debido a que la única forma de hacer un túnel a través de la roca es desde la parte que da al aire libre, el segmento E, que comienza su descenso precisamente desde el extremo final del D, sólo pudo ser llevado a cabo tras la finalización del segmento D; el F tuvo que seguir al E, y el G llegó al final.
Es decir, hubo que construir el segmento D con gran precisión, a través de la Gruta y de la roca, antes que el resto de segmentos del Pozo. Pero, ¿por qué se ubicó en ese sitio? ¿Por qué es exactamente vertical? ¿Por qué no se continuó hacia arriba y se le dio la longitud que tiene?
¿Por qué, de hecho -algo que ha pasado completamente inadvertido-, el segmento E se encuentra inclinado con respecto al D y con respecto a la línea base en un ángulo exacto de 45º? ¿Y por qué el segmento E, si su única función era la de servir como conducto de conexión, no se prolongó hasta llegar al pasadizo descendente, en vez de girar en ángulo y formar así el segmento F? ¿Y por qué este segmento, el F -otro detalle inadvertido-, está inclinado con respecto al pasadizo ascendente en un ángulo exacto de 90º?
Para responder a estas cuestiones, nos tenemos que preguntar: ¿cómo pudieron diseñar y conseguir estas simetrías, estos alineamientos perfectos y estas notables relaciones geométricas los arquitectos de la pirámide? La solución que proponemos se puede ilustrar mejor con un dibujo; es un plano de distribución del interior de la pirámide que hemos trazado, así nos parece, como lo podrían haber trazado los propios constructores: ¡un sencillo, aunque ingenioso, plano arquitectónico que consigue esos impresionantes alineamientos, simetrías y perfección a partir de unas cuantas líneas y tres círculos!
La construcción de la pirámide comenzó con el nivelado de la prominencia rocosa sobre la cual se iba a elevar. Para darle a la estructura una mayor estabilidad, se cortó la roca al nivel de la base sólo cerca de la circunferencia de la pirámide; en su centro, la cara de la roca era más alta, se elevaba por niveles. Fue entonces, según creemos, cuando se eligió la Gruta -una deformación natural de la roca, o quizás una cavidad artificial- como punto en donde debían tener su inicio los alineamientos de la estructura.
Allí se situó el primero de los conductos, el D, verticalmente, a través de la Gruta -en parte atravesando la roca y en parte construido con bloques de obra. Su altura marca exactamente la distancia desde el nivel de la base, donde termina la roca y comienza la obra en el corazón de la pirámide.
Hace tiempo que se reconoce que el valor de n -el factor que gobierna las relaciones entre un círculo o una esfera, sus elementos lineales y sus proyecciones de superficie- se utilizó para determinar la circunferencia, los lados y la altura de la pirámide. Como se puede ver en nuestro dibujo, no sólo la cubierta de la pirámide, sino todo en su interior, se determinó con la ayuda de tres círculos iguales.
Con instrumentos teodolíticos situados dentro del conducto D se trazó la línea vertical clave, cuya función pronto describiremos. Pero, primero, se trazó con estos instrumentos una línea horizontal roca/obra, sobre la cual se situaron los centros de los tres círculos. El primero de éstos (Punto 1) estaba en D; mientras que los Puntos 2 y 3 se situaron donde su círculo intersecaba la línea, sirviendo como centros de otros dos círculos superpuestos.
Claro está que, para trazarlos, los arquitectos de la pirámide tuvieron que decidir cuál debía ser el radio más adecuado. Los investigadores de la Gran Pirámide siempre se han visto frustrados en sus intentos por aplicar a sus perfectas proporciones cualquiera de las unidades de medida del antiguo Egipto -ni el codo común de 24 dedos, ni el codo real de 28 dedos (525 milímetros). Hace alrededor de tres siglos, Sir Isaac Newton llegó a la conclusión de que tanto en la construcción de la pirámide, como en la del arca de Noé y el templo de Jerusalén, se utilizó un enigmático «Codo Sagrado» de 641 milímetros. Tanto los egiptólogos como los piramidólogos aceptan ahora estas conclusiones, al menos en lo que respecta a la pirámide. Según nuestros propios cálculos, el radio adoptado para los tres círculos supuestos era de 60 de tales codos sagrados; siendo el número 60, no por casualidad, el número base del sistema matemático sexagesimal de los sumerios. Esta medida de 60 codos sagrados es la dominante tanto en longitudes como en alturas de la estructura interior de la pirámide, así como en las dimensiones de su base.
Tras seleccionar el radio, se trazaron los tres círculos; y, entonces, la pirámide comenzó a tomar forma: donde el segundo círculo intersecara el nivel de la base (Punto 4), el lado de la pirámide se tenía que elevar con un ángulo de 52° -un ángulo perfecto, porque es el único que incorpora las proporciones de tc en la pirámide.
Desde la base del conducto D, se perforó el conducto E hacia abajo, con una inclinación exacta de 45° con respecto a ;. La línea teodolítica proyectada desde E hacia arriba, intersecando el círculo 2 en el Punto 5, proporcionó la inclinación de la línea para el lado de la pirámide, marcando también el nivel de media área -sobre el cual tendrían que situarse la Cámara del Rey y la Antecámara (la línea 5-U-K)- y dónde tendría que terminar la Gran Galería. Proyectada hacia abajo, la pendiente E determinaría el punto P, donde tendría que terminar el pasadizo descendente, y la vertical de P determinaría la posición del escalón 5 en el pasadizo horizontal.
Si observamos el tercer círculo, veremos que su centro (Punto 3) marcaba la línea central vertical de la pirámide. En el punto en donde esta línea intersecaba la línea de media área, se situó el gran escalón, marcando el final de la Gran Galería y el comienzo del suelo de la Cámara del Rey. También determinaba la posición de la Cámara de la Reina (Q), que estaba situada exactamente en la línea central. Conectando el Punto 2 con el Punto U, se obtenía la línea del suelo del pasadizo ascendente y de la Gran Galería.
Después se perforó el conducto F, a partir del final del conducto E, de tal modo que su prolongación intersecara la línea de suelo ascendente 2-U en ángulo recto (90°). Desde su intersección con el primer círculo (Punto 6), se trazó una línea a través del Punto 2, hacia arriba, hasta llegar al lado de la pirámide (Punto 7). Así se delineó el pasadizo descendente, el cruce con el pasadizo ascendente (en el Punto 2) y la entrada a la pirámide.
Así, los conductos D, E y F, y los tres círculos, hicieron posible la mayor parte de los detalles esenciales de la Gran Pirámide. Sin embargo, faltaría por determinar el punto en donde debería terminar el pasadizo ascendente y comenzar la Gran Galería, así como dónde habría que situar el nivel del pasadizo horizontal que lleva a la Cámara de la Reina. Y según creemos, es aquí donde entró en juego el conducto B. Hasta ahora, nadie ha señalado el hecho de que su longitud es exactamente igual a la de D, y que marca exactamente la distancia entre el nivel de la entrada y el nivel del pasadizo horizontal. B se situó allí donde la línea ascendente intersecaba el círculo 2 (Punto 8). Su prolongación vertical marca el comienzo del muro elevado de la Gran Galería; la distancia desde el Punto 8 al Punto 9, donde la línea de D interseca la línea horizontal de 8, es el lugar de la grandiosa intersección.
El segmento B, conectado en el Punto 8 con los pasadizos a través del corto segmento A, permitió así a los constructores de la pirámide completar su interior. Una vez hecho esto, los segmentos del Pozo dejaron de tener utilidad arquitectónica o funcional, y la entrada a ellos se cubrió, colocando allí una piedra ajustada con forma de cuña.
Los segmentos D, E y F también desaparecieron de la vista cuando la obra de la pirámide se elevó sobre su base rocosa. Quizás se construyó entonces el segmento G, para permitir la extracción de los teodolitos de los segmentos D-E-F o para hacer comprobaciones de última hora. Finalmente, en el punto donde el pasadizo descendente conectaba con este segmento G, se cubrió la abertura con un bloque de piedra ajustado, con lo que estos segmentos inferiores desaparecieron también de la vista.
La pirámide se terminó, con todos sus segmentos ocultos del Pozo; todos menos uno, que, como hemos visto, no tenía ninguna función o propósito en la planificación y construcción de la pirámide.
La excepción la constituye el irregular e insólito segmento C, extrañamente sinuoso, que toscamente atraviesa la caliza dejando muchos bloques de piedra rotos y con salientes. ¿Cuándo, para qué y cómo se hizo esta enigmática sección?
Creemos que esta sección no existía aún cuando la pirámide fue terminada. Como expondremos, se hizo precipitadamente con posterioridad, cuando se encerró vivo a Marduk en la Gran Pirámide. No hay duda de que se encerró vivo a Marduk en la «Montaña Tumba»; los textos que se han encontrado y traducido así lo atestiguan. Otros textos mesopotámicos arrojan luz sobre la naturaleza de su delito. Y todos juntos nos permiten llegar a una reconstrucción plausible de los acontecimientos.
04d75-torosdioses
Desterrado de Babilonia y Mesopotamia, Marduk volvió a Egipto y se estableció en Heliópolis, potenciando su papel como «centro de culto» suyo al reunir sus objetos personales celestes en un santuario especial, al cual los egipcios peregrinaron durante mucho tiempo después.
Pero, al intentar reestablecer su hegemonía en Egipto, Marduk se encontró con que las cosas habían cambiado desde que se fue de allí en su intento de golpe de estado en Mesopotamia. Aunque Toth, según parece, no planteó una lucha por la supremacía, y Nergal y Gibil estaban lejos del centro de poder, un nuevo rival había aparecido mientras tanto: Dumuzi. Hijo menor de Enki, cuyos dominios tenían fronteras con el Alto Egipto, estaba mostrándose como un pretendiente al trono de Egipto.
Y por detrás de sus ambiciones no había otra que su novia Inanna/ Ishtar -otro motivo para las sospechas y la antipatía de Marduk.
El relato de Dumuzi e Inanna -él, hijo de Enki; ella, nieta de Enlil-es algo así como un antiguo relato de Romeo y Julieta. Al igual que en el drama de Shakespeare, también aquí hay un final trágico de muerte y venganza.
La primera presencia de Inanna/Ishtar en Egipto se menciona en el texto de Edfú que habla de la Primera Guerra de la Pirámide. Llamada aquí Ashtoreth (su nombre cananeo), se dice que apareció en el campo de batalla entre las fuerzas de Horus. El motivo de su inexplicable presencia en Egipto pudo ser el de la visita a su novio Dumuzi, a través de cuya región estaban pasando las fuerzas de combate. Por un texto sumerio sabemos que Inanna había ido a visitar a Dumuzi («El Pastor») a su lejana región rural. Aquí se nos cuenta que Dumuzi estaba esperando su llegada y deja constancia de sus tranquilizadoras palabras ante una novia desconcertada por un futuro en una tierra extranjera:
El joven estaba esperando;
Dumuzi abrió la puerta.
Ella llegó a él como un rayo de luna…
Él la miró, se regocijó en ella,
la tomó en sus brazos y la besó.
El Pastor puso su brazo alrededor de la doncella;
«No te he llevado a la esclavitud», [dijo];
«Tu mesa será una espléndida mesa,
la espléndida mesa en donde yo mismo como…».
En aquel momento, Inanna/Ishtar tenía la bendición de sus padres, Nannar/Sin y Ningal, así como la de su hermano Utu/Shamash, en esta historia de amor a lo Romeo y Julieta entre una nieta de Enlil y un hijo de Enki. Algunos hermanos de Dumuzi, y probablemente el mismo ki también dieron su consentimiento. Le hicieron a Inanna un regalo de lapislázuli, la azulada piedra preciosa que ella tanto se estimaba. Como sorpresa, le escondieron gran cantidad de cuentas y de cuadritos de esta piedra debajo de un montón de su fruta favorita: los dátiles. En su dormitorio encontró «un lecho de oro, adornado con lapislázuli, que Gibil había refinado para ella en la morada de Nergal».
Y entonces comenzaron los combates, y lucharon hermano contra hermano. En la medida en que la pelea era sólo entre los descendientes de Enki, nadie vio ningún problema particular en que estuviera por ahí una nieta de Enlil. Pero, tras la victoria de Horus, cuando Set ocupó tierras que no eran suyas, las cosas cambiaron por completo: la Segunda Guerra de la Pirámide arrojó a los hijos y nietos de Enlil contra los descendientes de Enki. «Julieta» tuvo que separarse de su «Romeo».
Cuando, después de la guerra, los amantes se volvieron a reunir y consumaron su matrimonio, pasaron muchos días y noches de dicha y éxtasis -motivo de numerosas canciones de amor sumerias. Pero incluso cuando estaban haciendo el amor, Inanna le susurraba a Dumuzi palabras provocadoras:
¡Tan dulces como tu boca son tus partes,
merecedoras de una condición principesca!
¡Somete al país rebelde, deja que la nación se multiplique;
yo dirigiré al país con justicia!
En otra ocasión, le confesó su visión a su amado:
Tuve la visión de una gran nación en la que se elegía a Dumuzi como Dios de su país…
Pues yo he hecho que se exalte el nombre de Dumuzi, le di prestigio.
Aún con todo, no fue una pareja feliz, pues no tuvieron un heredero -requisito esencial, según parece, para llevar adelante sus ambiciones divinas. Y así sucedió que, en un intento por conseguir un heredero varón, Dumuzi recurrió a la táctica que adoptara tiempo atrás su propio padre: intentó seducir y tener relaciones sexuales con su propia hermana. Pero, mientras en el pasado, Ninharsag accedió a las pretensiones de Enki, la hermana de Dumuzi, Geshtinanna, se negó. Desesperado, Dumuzi transgredió un tabú sexual: violó a su propia hermana.
El trágico relato está anotado en una tablilla catalogada por los expertos como CT.15.28-29. El texto cuenta que Dumuzi se despidió de Inanna diciéndole que se iba a la llanura desértica donde estaban sus rebaños. Había quedado allí con su hermana: «su versada en canciones hermana estaba allí sentada». Ella creía que la había invitado a un picnic. Mientras estaban «comiendo alimentos puros, aderezados con miel y mantequilla, mientras estaban bebiendo la fragante cerveza divina», y «estaban pasando el rato de buen humor… Dumuzi tomó la solemne decisión de hacerlo». Para preparar a su hermana para lo que tenía en mente, Dumuzi tomó un cordero y lo hizo copular con su madre; después, hizo que un cabrito copulara con su hermana. Mientras los animales estaban perpetrando el incesto, Dumuzi comenzó a tocar a su hermana por imitación, «pero su hermana aún no lo había comprendido». A medida que las acciones de Dumuzi se fueron haciendo más y más obvias, Geshtinanna
«gritó y gritó protestando»; pero «él la montó… su simiente fluyó en su vulva….» «¡Detente!», le gritó, «¡Esto es una deshonra!» Pero él no se detuvo.
Tras perpetrar su acción, «
el Pastor, sin temor y sin vergüenza, le habló a su hermana».
Desgraciadamente, lo que pudo decir se perdió, debido a las fracturas de la tablilla. Pero sospechamos que, «sin temor y sin vergüenza», tal como dice el texto, pasó a explicar a Geshtinanna los motivos de su comportamiento. Que había sido premeditado, queda claro en el texto; también se dice que Inanna estaba al tanto del plan: Dumuzi, antes de partir, «le habló a ella del plan», e Inanna «a su esposo respondió acerca del plan, a él le dio su consejo».
La violación, según el código moral de los anunnaki, era una grave transgresión sexual. En tiempos primitivos, cuando los primeros equipos de astronautas llegaron a la Tierra, un consejo de guerra sentenció a su comandante supremo Enlil al exilio por haber violado a una joven enfermera (con la que después se casó). Dumuzi debía de ser consciente de todo esto, por lo que o bien esperaba que su hermana se entregara libremente a la relación, o bien los motivos de su acción eran tan imperiosos que se impusieron sobre la prohibición. El consentimiento previo de Inanna nos trae a la mente el relato oiolico de Abraham y de su estéril esposa Sara, que le ofreció a su Joven sierva para que pudiera tener un heredero varón.
Consciente de haber perpetrado un acto horrible, Dumuzi fue detenido poco después con la premonición de que tendría que pagar su acción con la vida, tal como dice en el texto sumerio SHA.GA.NE.IR IM.SHI -«Su Corazón Estaba Lleno De Lágrimas». Compuesto en la forma de un sueño autogratificante, el texto relata que Dumuzi se durmió y soñó que el «Pájaro Principesco» y un halcón le iban arrebatando de uno en uno todos sus atributos de estatus y propiedad. La pesadilla terminaba cuando Dumuzi se veía a sí mismo muerto en medio de sus rediles.
Al despertarse, le pidió a su hermana Geshtinanna que le explicara el significado del sueño. «Hermano mío», dijo ella, «tu sueño no es favorable, me resulta muy claro». En él se predecía que «bandidos emboscados se levantan contra ti… las manos tendrás sujetas con esposas, los brazos sujetos con grilletes». Tan pronto Geshtinanna terminó de hablar, aparecieron los malvados por detrás de la colina y capturaron a Dumuzi.
Sujeto con esposas y grilletes, Dumuzi gritó invocando a Utu/ Shamash: «¡Oh, Utu, tú eres mi cuñado, yo soy el marido de tu hermana… Convierte mis manos en manos de gacela, convierte mis pies en pies de gacela, para que escape de los malvados!». Tras escuchar su llamada, Utu propició la huida de Dumuzi. Y, después de algunas aventuras, éste buscó un escondite en la casa de la Vieja Belili -un personaje dudoso que juega un doble papel. Dumuzi fue capturado de nuevo y volvió a escapar, y al final se ocultó una vez más en los rediles. Soplaba un fuerte viento, las copas se habían volcado; los malvados lo estaban cercando -todo lo que había visto en su sueño. Y, al final:
Con las copas tiradas a su lado;
Dumuzi estaba muerto.
El redil arrojado por el viento.
En este texto, el escenario de los acontecimientos es una llanura desértica cercana a un río. El marco geográfico se amplía en otra versión de los hechos, un texto titulado «El Más Amargo de los Lamentos». Compuesto como un lamento de Inanna, nos cuenta que siete enviados de Kur entraron en el redil y sacaron a Dumuzi de su sueño. A diferencia de la versión anterior, que se refería simplemente a la captura de Dumuzi a manos de «malvados», en este texto se deja claro que éstos venían por orden de una autoridad superior: «Mi señor nos ha enviado a por ti», le dice el jefe de los enviados al dios recién despierto. Y procedieron a despojar a Dumuzi de sus atributos divinos:
¡Quítate el tocado divino de la cabeza,
que tu cabeza quede desnuda;
quítate la toga real del cuerpo, quédate desnudo;
deja a un lado el báculo divino que tienes en la mano,
que queden tus manos vacías;
quítate las sagradas sandalias de los pies, quédate descalzo!
Dumuzi se las ingenia para escapar y llega al río «al gran dique, en el desierto de E.MUSH («Hogar de las serpientes»). Sólo había un lugar en Egipto donde un desierto y un río se encontraran en un gran dique: la primera catarata del Nilo, el lugar donde se encuentra la gran presa de Asuán en nuestros días.
Pero las arremolinadas aguas no permitieron que Dumuzi llegara a la otra orilla, donde tanto su madre como Inanna le esperaban para ofrecerle su protección. Más bien, «las furiosas aguas llevaron al joven hacia Kur; a Kur llevaron las furiosas aguas al desposado de Inanna».
En éste y en otros textos paralelos se nos revela que aquéllos que capturaron a Dumuzi, lo estaban arrestando, de hecho, según las órdenes dadas por un dios superior, el Señor de Kur, que «había dictado sentencia sobre él». Pues no pudo haber sido una sentencia dictada por el pleno de la Asamblea de dioses: los dioses enlilitas, como Utu/Shamash e Inanna, estaban ayudando a escapar a Dumuzi. La sentencia, por tanto, era unilateral, dictada por el señor de los que habían ido a detenerle, que no era otro que Marduk, el hermano mayor Dumuzi y de Geshtinanna.
Su identidad queda clara en el texto que los expertos llaman «Los Mitos de Inanna y Bilulu». En él, la sombría Vieja Belili resulta ser un hombre, el Señor Bilulu (EN.BILULU) disfrazado, que es el que dirige la acción punitiva contra Dumuzi. Los textos acadios que tratan de los epítetos divinos explican que En-Bilulu era il Marduk sha hattati, «el dios Marduk que había pecado», y «El Que Apesadumbró a Inanna».
Al censurar desde un principio el emparejamiento amoroso de Dumuzi e Inanna, no hay duda de que Marduk se opondría aún más a esta unión tras las Guerras de la Pirámide. La violación de Geshtinanna, de motivaciones políticas, se convirtió en el pretexto que Marduk precisaba para bloquear las pretensiones de Inanna sobre Egipto, capturando y castigando a Dumuzi. Pero, ¿acaso Marduk pretendía dar muerte a Dumuzi? Probablemente, no; el exilio solitario era el castigo acostumbrado. La muerte de Dumuzi, de un modo que no ha quedado aclarado, fue probablemente accidental.
Pero el hecho de que fuera accidental o no era algo irrelevante para Inanna. Por lo que a ella concernía, Marduk había provocado la muerte de su amado y, tal como podemos ver en los textos, buscó venganza:
¿Qué hay en el sagrado corazón de Inanna?
¡Matar!
Matar al Señor Bilulu.
Trabajando con fragmentos encontrados en las colecciones de tablillas mesopotámicas dispersas por varios museos, los expertos han recompuesto parte del texto que Samuel N. Kramer (Sumerian Mythology) tituló
«Inanna y Ebih». Según él, pertenecía al ciclo de «mitos en donde se da muerte al dragón», pues trata de la lucha de Inanna contra el dios malvado que se oculta en el interior de «La Montaña».
Los fragmentos disponibles nos cuentan que Inanna se pertrechó con buen número de armas para atacar al dios en su escondrijo. Aunque el resto de dioses intentaron disuadirla, ella se dirigió, segura de sí misma, a La Montaña a la que llamaba E.BIH («Morada de la Llamada Apenada»). Altivamente, Inanna proclamó:
Montaña, eres muy alta,
te elevas por encima de todas las demás…
Tocas el cielo con tu punta…
Y, sin embargo, te voy a destruir,
al suelo te haré caer…
Llevaré el dolor al interior de tu corazón.
No sólo en los textos se evidencia que La Montaña era la Gran Pirámide, y que la confrontación tuvo lugar en Gizeh, Egipto, sino también en las representaciones de un sello cilindrico sumerio. A Inanna -representada con su habitual pose seductora y medio desnuda- se le ve enfrentándose a un dios que se apoya en tres pirámides. A las pirámides se las representa exactamente como aparecen a la vista en Gizeh; el símbolo egipcio del ankh, el sacerdote con un tocado egipcio y las serpientes entrelazadas nos indican un lugar: Egipto.
Inanna siguió adelante en su desafío a Marduk, ahora oculto en el interior de la poderosa estructura, y su furia crecía mientras él ignoraba sus amenazas. «Por segunda vez, enfurecida en su orgullo, Inanna se acercó [a la pirámide] de nuevo y proclamó: ‘¡Mi abuelo Enlil me ha permitido entrar en La Montaña!’». Haciendo gala de sus armas, Inanna anunció altivamente: «¡En el corazón de La Montaña penetraré… Dentro de La Montaña estableceré mi victoria!». Y, al no obtener respuesta, comenzó su ataque:
Ella no dejaba de golpear los lados de E-Bih
y todas sus esquinas,
incluso sus muchas piedras elevadas.
Pero dentro… la Gran Serpiente
que había entrado su veneno no cesaba de escupir.
El mismo Anu intervino entonces, advirtiéndole a ella de que el dios oculto en el interior disponía de terroríficas armas; «sus estallidos son terribles; te impedirán entrar». Por lo que Anu le aconsejó que buscara justicia sometiendo a juicio al dios escondido.
Los textos identifican abundantemente a este dios. Como en los textos de Ninurta, recibe el nombre de A.ZAG y se le apoda La Gran Serpiente -nombre y epíteto despectivo enlilitas de Marduk. Su escondrijo también queda claramente identificado como «el E.KUR, cuyas impresionantes paredes llegan al cielo» -la Gran Pirámide.
Los archivos del juicio y la sentencia de Marduk se pueden encontrar en un texto fragmentado que publicara la Sección Babilónica del Museo de la Universidad de Pennsylvania. Las líneas que se conservan comienzan en el punto en que los dioses han rodeado la pirámide, y un dios elegido como portavoz se dirige a Marduk «en su encierro»; «al que era malvado imploró». Marduk se conmovió con el mensaje: «A pesar de la ira de su corazón, limpias lágrimas cayeron de sus ojos»; y aceptó salir y afrontar el juicio. El juicio se realizó a la vista de las pirámides, en un templo junto a la orilla del Nilo:
Al lugar de reverencia, junto al río,
con el que fue acusado se presentaron.
En verdad hicieron que los enemigos se apartaran.

Se hizo justicia.

f93a1-marduk

Marduk:

Pero, para sentenciar a Marduk, el misterio de la muerte de Dumuzi planteaba un problema. No había duda de que Marduk era el responsable de su muerte, pero ¿había sido premeditada o accidental? Marduk merecía una sentencia de muerte, pero ¿y si su crimen no había sido deliberado?
Allí, de pie, a la vista de las pirámides, con Marduk fuera de su escondrijo, se le ocurrió una solución a Inanna, y procedió a dirigirse a los dioses:
En este día, la misma Dama,
la que dice verdad,
la acusadora de Azag, la gran princesa,
un temible juicio pronunció.
Había una forma de sentenciar a Marduk a muerte sin tener que ejecutarlo, dijo: ¡que se le entierre vivo dentro de la Gran Pirámide! Que se le encierre allí como en una gigantesca tumba:
En una gigantesca tumba que está sellada,
sin nadie que le ofrezca alimento;
solo para sufrir, la fuente de agua potable cortada.
Los dioses jueces aceptaron sus sugerencias:
«La señora eres tú… Tú decretas el destino: ¡que así sea!». Suponiendo que Anu estaría de acuerdo con el veredicto, «los dioses dieron la orden ante el Cielo y la Tierra». El Ekur, la Gran Pirámide, se convirtió en una prisión; y uno de los epítetos de su señora fue, a partir de entonces, «Señora de la Prisión».
Fue entonces cuando, según creemos, se finalizó el sellado de la Gran Pirámide. Dejando a Marduk solo en la Cámara del Rey, los dioses guardianes soltaron tras ellos los tapones de granito del pasadizo ascendente, bloqueando herméticamente todo acceso a las cámaras y los pasadizos superiores.
A través de los conductos que van de la Cámara del Rey a las caras norte y sur de la pirámide, Marduk tenía aire para respirar; pero no disponía ni de alimentos ni de agua. Se le había enterrado vivo, condenado a una agónica muerte.
El recuerdo del entierro de Marduk vivo en el interior de la Gran Pirámide se preservó en unas tablillas de arcilla que se encontraron en las ruinas de Assur y de Nínive, las antiguas capitales asirías. El texto de Assur sugiere que este acontecimiento sirvió como argumento para un misterio de Año Nuevo en Babilonia, que se representaba el sufrimiento y posterior indulto del dios. Pero no se han llegado a encontrar ni la versión original babilonia, ni el texto histórico sumerio sobre el que se basó el argumento.
Heinrich Zimmern, que transcribió y tradujo el texto de Assur, cuyas tablillas de arcilla se encuentran en el Museo de Berlín, levantó un gran revuelo en círculos teológicos cuando anunció su interpretación, durante una conferencia pronunciada en septiembre de 1921. El motivo del revuelo estribaba en que lo interpretó como un Mysterium precristiano acerca de la muerte y resurrección de un dios, es decir, lo interpretó como un primitivo relato de Cristo. Después, en 1923, Stephen Langdon incluiría una traducción al inglés en su volumen sobre Textos de Misterios de Año Nuevo Mesopotámicos, dándole como título The Death and Resurrection of Bel-Marduk, y resaltando sus paralelismos con la muerte y la resurrección de Jesús en el Nuevo Testamento.
Pero, tal como dice el texto, Marduk o Bel
(«El Señor») no murió; ciertamente, fue encarcelado en el interior de La Montaña a modo de tumba, pero se le encerró vivo.
El antiguo «guión» comienza con una presentación de los actores. El primero «es Bel, que estuvo confinado en La Montaña».
Después, hay un mensajero que lleva las noticias del encarcelamiento de Marduk a su hijo, Nabu. Impactado por las noticias, Nabu acude inmediatamente con su carro a La Montaña. Llega a una estructura y el guión explica: «ésa es la casa junto a La Montaña en donde ellos le interrogan».
En respuesta a las preguntas de los guardianes, se les dice que el inquieto dios es «Nabu, que viene de Borsippa; es el que viene en busca del bienestar de su padre que está prisionero».
Entonces, aparecen otros actores moviéndose por el escenario; «es el pueblo que por las calles se agita; buscan a Bel, diciendo: ‘¿Dónde se le tiene cautivo?’».
Por el texto sabemos que «se hicieron tumultos en la ciudad a partir del momento en que Bel fue introducido en La Montaña» y «por él, se originaron peleas en la ciudad». Más tarde, aparece una diosa; se trata de Sarpanit, la esposa-hermana de Marduk. Se encuentra con un mensajero «que llora ante ella, diciendo: ‘A La Montaña lo han llevado’». Le muestra las vestimentas de Marduk (posiblemente, manchadas de sangre): «éstas son sus prendas, las que le arrebataron», dice; y explica que, en lugar de estas vestimentas, a Marduk «se le vistió con una Prenda de Condena». Lo que se le muestra a la audiencia son mortajas: «Eso significa que está en un ataúd». ¡Marduk ha sido enterrado!
Sarpanit va a una estructura que simboliza la tumba de Marduk. Ve a un grupo de gente que se lamenta. El guión explica:
Son aquellos que se lamentan
TU porque los dioses lo han encerrado,
separándolo de entre los vivos.
En la Casa de la Cautividad,
si lejos del sol y de la luz, lo han puesto en prisión.
El drama alcanza así su siniestra culminación: Marduk ha muerto…
Pero, alto ¡no perdamos las esperanzas! Sarpanit recita una súplica respecto al encarcelamiento de Marduk a los dos dioses que se pueden acercar a Inanna, su padre Sin y su hermano Utu/Shamash:
«Ella ruega a Sin y a Shamash, diciendo: ‘¡Dad vida a Bel!’».
Después, aparecen en procesión sacerdotes, mensajeros y un observador de estrellas, recitando oraciones y ensalmos. Se le hacen ofrendas a Ishtar, «para que muestre su misericordia». El sumo sacerdote apela al dios supremo, a Sin y a Shamash:
«¡Devolvedle la vida a Bel!».
Entonces, el drama da un nuevo giro. De repente, el actor que representa a Marduk, vestido con mortajas que «están teñidas de sangre», dice: «¡No soy un pecador! ¡No debo ser castigado!»
Y anuncia que el dios supremo ha revisado su caso y no lo ha encontrado culpable.
¿Quién, entonces, fue el asesino? La atención de la audiencia se desvía hacia la puerta; «es la puerta de Sarpanit en Babilonia». Entonces se entera la audiencia de que el verdadero dios culpable ha sido capturado. Ven su cabeza por detrás de la puerta: «Ésta es la cabeza del malhechor, al que han dado castigo y muerte».
Nabu, que había vuelto a Borsippa,
«regresa de Borsippa; llega y se pone de pie sobre el malhechor y lo contempla». No se nos dice la identidad de El Malhechor, salvo que Nabu dice que lo había visto antes en compañía de Marduk. «Éste es el pecador», dice, y de este modo señala el destino del cautivo.
Los sacerdotes prenden a El Malhechor; se le da muerte: se llevan en un ataúd «a aquél cuyo pecado fue». El asesino de Dumuzi ha pagado con su vida.
Pero, ¿acaso el pecado de Marduk, como causante indirecto de la muerte de Dumuzi, ha quedado expiado? Sarpanit vuelve a aparecer, llevando las Prendas de la Expiación. Simbólicamente, enjuga la sangre que se ha derramado. Con agua pura se lava las manos:
«Es agua para lavarse las manos que le traen después de que se hayan llevado a El Malhechor». En «todos los lugares sagrados de Bel» se encienden antorchas. Una vez más, se dirigen súplicas al dios supremo. La supremacía de Ninurta, que se proclamó con ocasión de la victoria de éste sobre Zu, se reafirma, en apariencia, para mitigar cualquier temor que pudiera evocar la liberación de Marduk, como contrincante por la supremacía entre los dioses. Las súplicas tienen éxito, y el dios supremo envía al mensajero divino Nusku a «anunciar las [buenas] nuevas a todos los dioses».
Como gesto de buena voluntad, Gula (la esposa de Ninurta) le envía a Sarpanit nuevas prendas y sandalias para Marduk; también aparece el carro sin conductor de Marduk. Pero Sarpanit está muda de asombro: no puede comprender cómo se puede liberar a Marduk de una tumba que no se puede abrir:
«¿Cómo lo van a liberar, al que no puede salir?».
Nusku, el mensajero divino, le dice que Marduk pasará a través del SA.BAD, la «abertura superior cincelada».
Le explica que se trata de
Dalat biri sha iqabuni ilani
Un conducto de salida que los dioses taladrarán;
Shunu itasrushu ina biti etarba Sacarán su vórtice, reentrarán en su morada.
Dalla ina panishu etedili
La puerta que atrancaron ante él
Shunu hurrate ina libbi dalti uptalishu
En el vórtice de la excavación, en las entrañas,
una salida taladrarán dando giros;
Qarabu ina libbi uppushu
Al acercarse, en su mitad se abrirán paso.
La descripción del modo en que Marduk fue liberado ha resultado incomprensible para los expertos; pero estos versículos resultan explosivamente significativos para nosotros. Como hemos explicado, el sinuoso e irregular segmento C del Pozo no existía cuando se finalizó la pirámide y cuando Marduk fue encarcelado en su interior; fue, en realidad, el «conducto de salida que los dioses taladrarán» para rescatar a Marduk.
Conocedores de la disposición interna de la pirámide, los anunnaki se dieron cuenta de que el camino más corto y rápido para llegar hasta el hambriento Marduk consistía en hacer un túnel qué conectara los segmentos B y D -un túnel de menos de diez metros a través de los relativamente blandos bloques de caliza; era una tarea que se podía realizar no en días, sino en horas.
Quitando la piedra que tapaba la entrada al Pozo desde el pasadizo descendente, el equipo de rescate pudo acceder rápidamente a los segmentos F y E. Allí donde el segmento E contactaba con el segmento vertical D, había una piedra de granito que cubría la entrada de la Gruta; se apartó a un lado -y todavía se encuentra allí, en la Gruta-. Después, el equipo de rescate trepó la corta distancia del segmento D, y se enfrentó con la primera hilera de mampostería de la pirámide.
Casi diez metros por encima, pero a un lado, se encontraba el fondo del segmento vertical B y la entrada a la Gran Galería. Pero, ¿quién podía saber la forma de taladrar un sinuoso túnel conector –el C- salvo aquéllos que construyeron la pirámide? ¿Quiénes conocían las secciones superiores selladas? ¿Y quiénes tenían los planos para localizarlas?
Creemos que fue el equipo de rescate de Marduk el que atravesó los bloques de caliza, el que enlazó el segmento D con el B: «una excavación en las entrañas, una salida taladrarán dando giros», según el antiquísimo texto.
Tras llegar al enlace con B, se arrastraron por el corto pasadizo horizontal A. Allí, cualquier extraño se habría parado en seco, aun cuando hubiera sido capaz de llegar tan lejos, pues todo lo que habría visto hubiera sido un muro de piedra, de sólida obra. Una vez más, nos atrevemos a sugerir que los anunnaki, que tenían el plano de la pirámide, podían saber que al otro lado de la piedra que se les ponía por delante estaba la inmensa cavidad de la Gran Galería, la Cámara de la Reina y el resto de cámaras y pasadizos superiores de la pirámide.
Para poder entrar en todas aquellas cámaras y pasadizos, era preciso quitar la piedra en forma de cuña de la rampa. Pero estaba tan bien encajada, que no se podía mover.
Si se hubiera quitado la piedra, aún estaría allí, en la Gran Galería. Pero lo que hay es un agujero, y los que lo han examinado han utilizado textualmente las palabras volar y saltar por los aires para describir el aspecto que tiene; y esto no se hizo desde la Gran Galería, sino desde dentro del Pozo: «el agujero tiene el aspecto de haber sido provocado por un tremendo estallido desde el interior» del Pozo (Rutherford, Pyramidology).
Una vez más, las crónicas mesopotámicas nos ofrecen una explicación. Ciertamente, la piedra se quitó desde dentro del conducto horizontal, porque fue por allí por donde llegó el equipo de rescate. Y, ciertamente, «una fuerza tremenda la hizo estallar»; en el antiguo texto dice: «Al acercarse, en su mitad se abrirán paso». Los fragmentos del bloque de caliza cayeron por el pasadizo ascendente hasta llegar a los tapones de granito; y ahí es donde los hombres de Al Mamun los encontraron. La explosión esparció también por la Gran Galería un polvo blanco y fino, que fue el que los árabes encontraron cubriendo el suelo -la evidencia muda de una antigua explosión y del agujero que dejó.
Después de abrirse paso a la Gran Galería, el equipo de rescate llevó a Marduk de vuelta por el mismo camino que habían seguido. La entrada desde el pasadizo descendente se volvió a sellar, para ser descubierta milenios después por los hombres de Al Mamun. Los tapones de granito siguieron en su sitio, con la piedra triangular encajada que ocultó el pasadizo ascendente durante miles de años. Y, dentro de la pirámide, las partes superior e inferior del Pozo quedaron unidas para siempre a través de un túnel burdo y sinuoso.
¿Y qué pasó con el prisionero que fue rescatado de la pirámide? Los textos mesopotámicos dicen que fue al exilio; en Egipto, Ra adquirió el epíteto de Amen, «El Oculto».

Hacia el 2000 a.C, volvió a aparecer para reclamar de nuevo su supremacía; por este hecho, la humanidad terminó pagando un alto y amargo precio

 
2 comentarios

Publicado por en 25 febrero, 2016 en EGIPTO, MITOLOGIA, SUMERIA

 

Etiquetas: , , , , ,

Asera: Esposa de El y madre de los Elohim


asera

¿Pudo ser Yahvé el único Dios de Israel, o por el contrario los sacerdotes editores de la Biblia eliminaron del texto sagrado a la diosa madre?

El arqueólogo norteamericano William Dever lleva más de 20 años investigando a Asherah y resalta que se han hallado en Israel más de 40 referencias a Asherah, de modo que con toda seguridad los autores de la Biblia la conocían.

Ashera o Asera… era la principal deidad femenina canaanita esposa de ÉL (primer Dios cananeo, padre de los dioses y de los hombres que representaba la omnipotencia), aunque también era representada como la diosa Athirat (señora del mar) o como Astarté (es el complemento de Inanna en la mitología sumeria, de Ishtar en los mitos babilónicos y asirios). El nombre Astarté suele encontrarse en los primeros libros del Antiguo Testamento.

 

 

 

Asherah se la menciona en la Biblia en:

-Levítico (18-21) ” No darás hijo tuyo para ser ofrendado a Moloc, no profanarás el nombre de tu Dios”

-1 Reyes (11-5) “Y se fué Salomón tras Astarté, diosa de los sidonios y tras de Milcom, abominación de los amonitas”.

-2 Paralipómenos (28-3) “Ajaz rey de Judá hizo imágenes de Baal y quemó perfumes en el valle de los hijos de Hinnón y pasó a sus hijos por el fuego, según las abominaciones de las gentes que Yahvé había arrojado ante los hijos de Israel”.

En Tell-Arad se ha descubierto un templo donde probablemente Yavhé y Asherah eran conjuntamente adorados. En su Santa Santorum se encontraron 2 piedras verticales de culto, una más grande que representaba a Yavhé y otra más pequeña que representaba a Asherah. Por otro lado en el patio exterior del templo había otro altar donde se han encontrado cuencos sacerdotales con cenizas de huesos de animales con lo que se sugiere era un lugar de culto. Además sobre la base del Templo se encontró un león de bronce, teniéndose en cuenta Asherah se asocia a la figura del león.

Cambiando de paisaje, nos vamos a la antigua ciudad de Dan, allí el arqueólogo Abraham Biram en los años 60 comenzó diversas excavaciones, descubriendo un piedra con forma de plataforma elevada de 18 m2: Se trataba de un altar primitivo.

Pero el descubrimiento más importante se protagonizaria en fechas más recientes, en 1992 cuando en dicho emplazamiento apareció una instalación de 5 piedras verticales y un banco con 25 vasijas a su lado, llegándose a la conclusión de que allí había 5 pilares sagrados para las ofrendas a la divinidad, pero ¿Qué dioses eran adorados en Tel Dan?

En 1968 Dever descubrió en una tumba de las colinas de judea una inscripción que dice: ” Y los salvó de sus enemigos gracias a Asherah”. Una década después encontró otra inscripción en lo que fuese un almacén de vasijas de un antiguo santuario, al Este del Sinaí, en la inscripción hebrea puede leerse: ” Que esta persona sea bendecida por Yahvé y su esposa Asherah”. Sin embargo, la arqueóloga Carol Mayers piensa que Asherah no existió como diosa, sino que únicamente se trataba de un símbolo de fertilidad, símbolo con atributos que más tarde los Israelitas incorporarían enteramente a Yahvé. Para Mayers, Yahvé engloba lo masculino y femenino.

Para dicha investigadora :Ni las inscripciones, ni los text bíblicos y extrabíblicos muestran la posibilidad de que Yahvé y Asherah fueran una pareja divina que estimularan la fertilidad mediante su unión.

Lo cierto, es que a lo largo de estos últimos años se han encontrado cientos de estatuillas que representan ese símbolo de fertilidad. Para Dever son algo más que símbolos. Son representaciones de la diosa madre. Sin embargo ninguna de estas lleva el nombre de Asherah. Curiosamente una cabeza de estas figuritas fue encontrada en tre las ruinas de Dan. ¿Tal vez Asherah?

Uno de los ejemplos del arte israelita es una ofrenda en terracota de 3000 años de antigüedad que curiosamente representa una maqueta de un templo. Encima hay un toro con el disco solar, debajo 2 leones alados custodiando una entrada vacia. En la parte inferior aparece un par de leones y entre ellos un esbozo femenino que representa para Dever: a Asherah, e incluso afirma que su culto pudo haberse mantenido en tiempos de Salomón.

En los años 60 se descubrió una cueva cerca del monte del Templo ( Jerusalén) con cientos de fragmentos de estatuillas femeninas rotas. Estas estatuillas para algunos estudiosos han sido consideradas como los restos supervivientes al mandato impuesto por el rey Josias, de romper todas las vasijas y figuras que representasen a Baal y a Asherah. Dichas figuras datan entre los siglos VIII y VI a.C.

ASTARTE

Entonces si Asherah era la esposa de Yavhé, ¿ por qué tanto empeño en borrarla del culto hebreo? Los sacerdotes ortodoxos dela época no podían soportar ver como las mujeres desarrollaban un culto aislado a Asherah, que podría perjudicar al Yavhismo.

Esto último no es compartido por Mayers quien afirma que los redactores de la Biblia no discriminaron a la mujer, sino que discriminaron cualquier influencia pagana.

Por último añadir que en la edad una secta mística judía introdujo una nueva entidad, se llamaba Shekináh, su función era de enlace entre el pueblo y Yahvé. ESa entidad era llamada a veces “La novia de Yahvé”, ¿ Tal vez una reminiscencia de Asherah?

 

 

Etiquetas: , ,

Mitos y Leyendas


Se ha dicho que los “mitos” de centauros, sátiros, unicornios, dragones, duendes, etc. fueron los resultados de experimentos genéticos tempranos de (Los Anunnaki).
El nombre Anunnaki, es un referente, Posiblemente fueran los llamados hijos de Anac, Anna-Ki.
Pero los textos Sumerios declaran que estas criaturas/monstruos eran aliados de Tiamat hasta que los dioses mesopotámicos se revelaron contra la tiranía de la reina Tiamat.

¿Eran los dragones originales de hecho,
Los Dioses Antiguos hablados en los textos?
¿Los Anunnaki destruyeron una civilización, la mítica tierra “antes de tiempo” (antes del “tiempo común reportado), y manoseando los códigos genéticos, intentando el genocidio en una escala global, y deliberadamente ocultaron alguna memoria de o referencia a esta civilización?
3efc4-trinidad_asiria2


En la mitología sumeria y otras mitologías se suelen representar a los dioses con alas, pero No, no tenían alas, simplemente eran capas, capas que al desplazarse en carros o es objetos de trasporte se les levantaba como si de alas se tratara.
Después viene también el mito o no tal mito de los carros voladores, realmente creo que si eran reales. Hay muchas posibles pruebas de esos carros voladores en las historias de muchas culturas. En los escritos de todas las culturas se habla de serpientes o dragones, dragones que son simplemente serpientes con alas, y en estas leyendas encontramos a la madre de todas, Tiamat, Tiamat era temida por todos y su poder destructivo era enorme, era la reina de los dioses mesopotámicos y como no de los egipcios. En Egipto seria representada como la diosa Maat, por que llegue a eso, (Tia-Maat). Simplemente por sus alas como el llamado Dios An(u) (Anu-nna) mesopotámico, ambos se representan con alas como si estuvieran montados en ellas… a la reina Tiamat se le conoce como el dragón, la Mamma, madre de todos los dioses. Después fue asimilada como un demonio.
La historia de esta diosa junto con los demás dioses y luchas, crearon nuevas historias, contadas por observadores de las épocas,
Y según esos observadores una gran lucha se genero en el cielo, esa lucha que relata la biblia no es otra que la de Tiamat y sus guerreros, por otro lado An, y sus mal llamados Anunnakis. En este caso se le dio a un guerrero todo el poder del que disponían los llamados Anunna-ki, para combatir a las fuerzas de Tiamat, ese guerrero se llamaba Marduk. Y como comenzó la guerra ¿?
Posiblemente por que Tiamat reclamo los minerales extraídos del planeta llamado entonces Ki, y su jefe minero se negó, y hay comenzó la guerra entre la reina de los Drago y los Igigi.

Si, Igigi hasta An(u) y sus hijos y colaboradores en Ki, posiblemente fuera un trabajador jefe de los Drago, en todo caso no se puede confirmar pero es lo mas posible.
Cuando dieron las armas a Marduk este pidió a cambio de matar a Tiamat ser el soberano del planeta (Rey de Reyes) o dios de dioses. De este modo comenzó el mito de Yahve= Marduk.
f93a1-marduk
También Marduk se extendió en otras culturas con diferentes nombres como Zeus, en todas ellas Dios monta en su carruaje con rayo en mano (rayo o Arma).

Crédito El arca de los dioses.
marduk-en-su-carro-de-fuego
En la foto Marduk montado en su carruaje portando un rayo en su mano.

 

 

Etiquetas: , , , , , , ,

La trinidad Suprema:


Trinidad suprema de dioses que forma el cielo inalcanzable y lejano.


Anu, el poderoso dios de la tierra,
Enlil dios de la guerra.
Ea,(Enki) conocimiento y la sabiduría.
Syn- dios de la luna,
Shamash dios del sol,
Adad el dios del trueno,
Ishtar – diosa de las fuerzas productivas de la naturaleza.
Marduk es considerado el hijo del dios Ea; después fue el dios de dioses, señor de la tierra y el cielo. (El).

Los sacerdotes o mensajeros de los dioses eran los emisarios que declaraban el conocimiento de los dioses y secular de su monopolio, proclamando el conocimiento secreto sabedores de todo lo que sucedía en el cielo y en la tierra, y todo lo que se refiere a los grandes dioses.
Las Posiciones sacerdotales o mensajeros de los dioses más altos se concentraban en manos de los gobernantes y Reyes.
Así, el antiguo rey de Uruk, Gilgamesh fue considerado por el nombre de “guardián del conocimiento secreto.”

Con el tiempo, los puntos de vista de los diferentes mensajeros “Sacerdotes” mensajeros dispares, que crecieron fuera del antiguo culto de la naturaleza y culto a los ancestros y decoradas en la era de la aparición de una especie de despotismo ideología esclavo de la deificación del rey y el poder real, transformado en un sistema teológico complejo.
El conocimiento de la teología y de la administración del complejo de culto religioso se convierte en una cuestión de sacerdotes especiales, llegándose a crear un enjambre de religiones, sin saber realmente su finalidad. Hoy los sacerdotes son mensajeros sin dioses que les administren los conocimientos.

 

Etiquetas: , , , , ,

La ciudad Sumeria de Ur y su Zigurat


 

El prisionero de la pirámide 


Pirámide_interiorEl incidente de la Torre de Babel llevó a un inesperado final la era más larga de Paz en la Tierra que el Hombre pueda recordar. La cadena de acontecimientos trágicos que desencadenó aquel incidente tuvo, según creemos, una relación directa con la Gran Pirámide y sus misterios. Para resolverlos, vamos a ofrecer nuestra propia teoría acerca de cómo se planificó y se construyó esta singular estructura, que más tarde sería sellada y violentada desde fuera. 

A los muchos enigmas referentes a la construcción y al propósito de la Gran Pirámide de Gizeh, se añadieron dos más tras su terminación. Todas las teorías relacionadas con ellos, al estar basadas en la suposición de que la pirámide era una tumba real, muestran imperfecciones y deficiencias. Y es que creemos que las respuestas no se encuentran en los relatos de los faraones, sino en los de los dioses.

Las distintas referencias que, sobre la Gran Pirámide, aparecen en los escritos de los cronistas clásicos griegos y romanos atestiguan la familiaridad que se tenía en sus tiempos con la entrada de la piedra giratoria, el pasadizo descendente y el foso subterráneo. No se sabía nada de todo el sistema superior de pasadizos, galerías y cámaras, dado que el pasadizo ascendente quedó taponado con tres grandes bloques de granito y camuflado con una piedra triangular, para que nadie que bajara por el pasadizo descendente llegara a sospechar que existía una entrada a un pasadizo superior.

piramides

 

A lo largo de los muchos siglos que siguieron, se llegó a olvidar incluso la ubicación de la entrada original; y cuando, en el 820 d.C, el califa Al Mamun decidió entrar en la pirámide, sus hombres forzaron una entrada a través de un túnel, sin rumbo fijo a través de las piedras. Sólo después de que oyeran caer una piedra en algún lugar dentro de la pirámide fue cuando orientaron el túnel en dirección al sonido, llegando al pasadizo descendente. La piedra que había caído era la piedra triangular que ocultaba la entrada al pasadizo ascendente, con lo que quedó al descubierto el tapón de granito. Incapaces siquiera de mellar los bloques de granito, los hombres atravesaron la piedra caliza a su alrededor, descubriendo al fin el pasadizo ascendente y las partes internas superiores de la pirámide. Como atestiguan los historiadores árabes, Al Mamun y sus hombres lo encontraron todo vacío.

Tras limpiar de escombros el pasadizo ascendente -trozos de caliza que, de algún modo, se habían deslizado por su suelo hasta el tapón de granito-, consiguieron arrastrarse hasta el extremo superior del pasadizo. Al salir de este túnel cuadrado, pudieron ponerse de pie, pues habían llegado al enlace del pasadizo ascendente con el pasadizo horizontal y la Gran Galería. Después, siguieron el pasadizo horizontal, llegando a la cámara abovedada de su extremo (que exploradores posteriores llamarían «Cámara de la Reina»); estaba vacía, al igual que su enigmática hornacina. Volviendo al cruce de pasadizos, treparon por la Gran Galería; sus surcos, precisamente tallados, ahora agujeros y huecos vacíos, les ayudaron a trepar, tarea harto difícil debido a la resbaladiza capa de Polvo blanco que cubría el suelo y las rampas de la galería. Treparon hasta el gran escalón que se eleva en el extremo superior de la galería y que se nivela con el suelo de la Antecámara; al entrar en ésta, se encontraron con que no estaban los rastrillos que bloqueban la entrada. Se arrastraron hasta la cámara abovedada (llamada más tarde la «Cámara del Rey»); estaba vacía, salvo por un bloque de piedra vaciado (apodado «El Cofre»), pero tampoco aquí había nada.

Cuando volvieron al cruce de los tres pasadizos (el ascendente, el horizontal y la Gran Galería), los hombres de Al Mamun se percataron de que, en el lado occidental, había un agujero en el sitio donde la piedra correspondiente de esa rampa había sido hecha pedazos. Aquel agujero llevaba, través de un corto pasadizo horizontal, a un conducto vertical que los árabes supusieron que era un pozo. Cuando bajaron por este «pozo» (como al final se le llamó), se encontraron con que no era más que la parte superior de una larga y sinuosa serie de conductos conectados (60 metros), que terminaba con un empalme de casi dos metros en el pasadizo descendente, conectando así las cámaras y los pasadizos superiores de la pirámide con los inferiores. Las evidencias indican que la abertura inferior se bloqueó y se ocultó para todo aquél que bajara por el pasadizo descendente, hasta que los hombres de Al Mamun bajaron por el Pozo y abrieron su fondo.

Los descubrimientos de los árabes y las posteriores investigaciones han levantado un montón de dudas. ¿Por qué, cuándo y quiénes taponaron el pasadizo ascendente? ¿Por qué, cuándo y quiénes crearon el sinuoso Pozo a través de la pirámide y de su lecho de roca?

La primera y la más persistente teoría explicaba los dos misterios con una sola respuesta. Manteniendo la idea de que la pirámide se construyó como tumba del faraón Keops, esta teoría sugería que, después de que su cuerpo momificado fuera situado en el «Cofre» de la «Cámara del Rey», los obreros hicieron deslizarse los tres grandes bloques de granito desde la Gran Galería por la pendiente del pasadizo ascendente, con el fin de sellar la tumba. De este modo, los obreros habrían quedado atrapados con vida en la Gran Galería. Pero, sin saberlo los sacerdotes, los obreros habían quitado la última piedra de la rampa y habían excavado el Pozo, abriéndose camino hasta el pasadizo descendente, para salir después por la puerta de la pirámide, salvando así la vida.

Pero esta teoría no soporta el más mínimo análisis crítico. El Pozo está compuesto por siete segmentos diferentes. Comienza con el segmento horizontal superior (A), que lleva de la Gran Galería hasta un segmento vertical (B), que conecta, a través de un segmento sinuoso C con un segmento vertical inferior D. Después, sigue un segmento largo, recto, pero muy inclinado (E), que lleva a un segmento más corto (F), inclinado en un ángulo diferente. Al final del F, un segmento que pretendía ser horizontal pero que, de hecho, está ligeramente inclinado (G), conecta el Pozo con el pasadizo descendente. Dejando aparte los segmentos horizontales de enlace A y G, el Pozo de verdad (segmentos B, C, D, E y F), a pesar de sus cambios de rumbo, cuando se contempla desde un plano norte-sur, se encuentra precisamente en un plano este-oeste paralelo al plano de pasadizos y cámaras de la pirámide; la distancia de separación, de alrededor de 1,80 metros, queda cubierta por el segmento A en la parte superior, y por el G en la inferior.

Mientras que los tres segmentos superiores del Pozo atraviesan unos 18 metros de mampostería de la pirámide, los segmentos inferiores atraviesan alrededor de 45 metros de roca sólida. Los escasos obreros que, según la teoría mencionada, hubieran quedado dentro de la pirámide para deslizar los tapones de granito no hubieran podido atravesar toda esa roca. Por otra parte, si la excavación se hizo desde arriba, ¿dónde están los escombros, que sólo podían llevar hacia arriba a medida que profundizaban? Con un Pozo de 70 centímetros de abertura media en la mayoría de sus segmentos, se habrían amontonado más de 28 metros cúbicos de escombros en los pasadizos y en las cámaras superiores.

A la vista de hechos tan poco probables, se propusieron nuevas teorías, basadas en la suposición de que el Pozo fuera excavado de abajo a arriba, sacando así los escombros de la pirámide a través del pasadizo descendente. Pero, ¿para qué? La respuesta es: un accidente. Cuando el faraón estaba siendo enterrado, un terremoto sacudió la pirámide, soltando prematuramente los tapones de granito. Como consecuencia de ello, los que quedaron atrapados con vida no fueron unos simples obreros, sino miembros de la familia real y sumos sacerdotes. Con los planos de la pirámide aún disponibles, los equipos de rescate hicieron un túnel hacia arriba, alcanzando la Gran Galería y salvando así a los dignatarios.

Esta teoría, así como la ya descartada de los ladrones de tumbas que se pudieran abrir paso así al interior de la pirámide, falla, entre otros aspectos, por una cuestión de precisión. Con la excepción del segmento C, en el que la obra se perforó de un modo tosco e irregular, y la sección G, dos de cuyos lados cuadrados resultan toscos y no demasiado horizontales, el resto de segmentos son rectos y precisos, de fino acabado y de ángulos uniformes en toda su longitud. Un equipo de rescate (o unos ladrones de tumbas), ¿hubieran perdido el tiempo en hacer un trabajo tan perfecto y preciso? ¿Para qué molestarse en alisar los lados, cuando tal alisado hubiera hecho mucho más difícil trepar por el conducto?

A medida que aumentaban las evidencias de que ningún faraón había sido enterrado nunca en la Gran Pirámide, una nueva teoría iba ganando adeptos, la de que el Pozo se había hecho para permitir el examen de unas fisuras que habían aparecido en la roca como consecuencia de un terremoto. Los más elocuentes defensores de esta teoría fueron los hermanos John y Morton Edgar (The Great Pyramid Passages and Chambers), que, motivados por el celo religioso que veía en la pirámide la expresión pétrea de las profecías bíblicas, visitaron, limpiaron, examinaron, midieron y fotografiaron todos los rincones conocidos de la pirámide. En sus conclusiones, demostraron que el corto pasadizo superior horizontal del Pozo (A), así como la más elevada de las secciones verticales (B), formaban parte de la construcción original de la pirámide. También descubrieron que la sección vertical inferior (D) se había construido cuidadosamente con bloques de obra a su paso por una cavidad (apodada La Gruta) en el lecho de roca; esto sólo se pudo construir cuando la roca aún estaba al aire libre, antes de que se cubrirera la Gruta con los bloques de piedra de la pirámide. Es decir, también esta sección debía de ser parte -parte primitiva- de la construcción original de la pirámide.

Los hermanos Edgar teorizaron que, cuando se estaba construyendo la pirámide, ya por encima de su base, un potente terremoto agrietó el lecho rocoso en varios puntos. Con la necesidad de conocer el alcance de los daños para determinar si se podría seguir construyendo la pirámide sobre el agrietado lecho rocoso, los constructores perforaron la roca en lo que ahora son los segmentos E y F con el fin de inspeccionar en niveles profundos. Tras constatar que el daño no era grave, se prosiguió con la construcción de la pirámide; pero, para permitir la realización de inspecciones periódicas, se hizo un corto pasadizo (1,80 metros), el G, entre el pasadizo descendente y la sección F, para poder realizar la inspección entrando desde abajo.

Aunque las teorías de los Edgar (expuestas posteriormente por Adam Rutherford en Pyrarnidology) fueron aceptadas por todos los piramidólogos, así como por algunos egiptólogos, aún están lejos de resolver los enigmas. Si las secciones largas E y F eran pozos de inspección de emergencia, ¿por qué se construyeron de forma tan elaborada, de un modo que precisaba de tanto tiempo para su construcción? ¿Cuál era el propósito de las secciones verticales originales B y D? ¿Cuándo y por qué se atravesó la mampostería de forma tan irregular y sinuosa en la sección C? ¿Y qué hay de los tapones de granito? ¿Para qué se pusieron si no hubo funeral ni enterramiento? Para todas estas preguntas no ha habido una respuesta satisfactoria, ni de los piramidólogos, ni de los egiptólogos.

Sin embargo, en la ardua e infatigable medición y exploración de unos y otros se encuentra la clave de las respuestas, pues creemos que los segmentos esenciales del Pozo los hicieron, efectivamente, los constructores originales, pero no a posteriori ni como respuesta a una emergencia, sino como medida de previsión, para que sirvieran de directrices arquitectónicas en la construcción de la pirámide.

A lo largo de los siglos, se ha escrito mucho acerca de las increíbles proporciones y las notables relaciones geométricas de la Gran Pirámide. Sin embargo, debido a que el resto de las pirámides sólo tienen pasadizos y cámaras inferiores, se ha insistido en considerar todo el sistema superior como algo que se desarrolló en una fase posterior. Como consecuencia de ello, se prestó poca atención a determinados alineamientos entre los sistemas superior e inferior de la pirámide, que sólo tendrían sentido si ambos sistemas se hubieran planificado y ejecutado al mismo tiempo. Así, por ejemplo, el punto de la Gran Galería en el que el suelo se eleva abruptamente para formar el Gran Escalón (U), el eje central de la «Cámara de la Reina» (Q), y un nicho (R) que hay en el corto pasadizo horizontal inferior, están situados en línea, precisamente, con el eje central de la pirámide. Por otra parte, hay un enigmático escalón bajo (S) en el pasadizo horizontal superior que está alineado con el punto que marca el fin (P) del pasadizo descendente. Y aún hay más de estos alinemientos desconcertantes.

¿Serían todos estos alineamientos algo casual, puras coincidencias arquitectónicas, o son el resultado de una cuidadosa planificación y un preciso diseño? Como vamos a demostrar, estos y otros alineamientos no reconocidos hasta ahora emanan de la ingeniosa, y sin embargo sencilla, planificación de la pirámide. Y también demostraremos que los segmentos originales del Pozo no sólo formaron parte integral de la ejecución de la pirámide, sino también de su planificación.

Comenzaremos con el segmento D, porque creemos que fue el primero en construirse. Actualmente, en términos generales, se acepta que la prominencia rocosa sobre la que se erigió la pirámide se niveló de forma escalonada. La parte más baja de la roca, que se puede ver en el exterior, formó la línea base; la parte más alta de la roca está en el nivel de la Gruta; allí se puede ver la primera capa de la obra de la pirámide. El hecho de que el segmento D se encuentre por debajo de esta manmpostería, significa que tuvo que ser construido a través de la Gruta y el lecho rocoso antes de que se construyera nada por encima, es decir, antes que los segmentos A, B y C del Pozo. Y debido a que la única forma de hacer un túnel a través de la roca es desde la parte que da al aire libre, el segmento E, que comienza su descenso precisamente desde el extremo final del D, sólo pudo ser llevado a cabo tras la finalización del segmento D; el F tuvo que seguir al E, y el G llegó al final.

Es decir, hubo que construir el segmento D con gran precisión, a través de la Gruta y de la roca, antes que el resto de segmentos del Pozo. Pero, ¿por qué se ubicó en ese sitio? ¿Por qué es exactamente vertical? ¿Por qué no se continuó hacia arriba y se le dio la longitud que tiene?

¿Por qué, de hecho -algo que ha pasado completamente inadvertido-, el segmento E se encuentra inclinado con respecto al D y con respecto a la línea base en un ángulo exacto de 45º? ¿Y por qué el segmento E, si su única función era la de servir como conducto de conexión, no se prolongó hasta llegar al pasadizo descendente, en vez de girar en ángulo y formar así el segmento F? ¿Y por qué este segmento, el F -otro detalle inadvertido-, está inclinado con respecto al pasadizo ascendente en un ángulo exacto de 90º?

Para responder a estas cuestiones, nos tenemos que preguntar: ¿cómo pudieron diseñar y conseguir estas simetrías, estos alineamientos perfectos y estas notables relaciones geométricas los arquitectos de la pirámide? La solución que proponemos se puede ilustrar mejor con un dibujo; es un plano de distribución del interior de la pirámide que hemos trazado, así nos parece, como lo podrían haber trazado los propios constructores: ¡un sencillo, aunque ingenioso, plano arquitectónico que consigue esos impresionantes alineamientos, simetrías y perfección a partir de unas cuantas líneas y tres círculos!

La construcción de la pirámide comenzó con el nivelado de la prominencia rocosa sobre la cual se iba a elevar. Para darle a la estructura una mayor estabilidad, se cortó la roca al nivel de la base sólo cerca de la circunferencia de la pirámide; en su centro, la cara de la roca era más alta, se elevaba por niveles. Fue entonces, según creemos, cuando se eligió la Gruta -una deformación natural de la roca, o quizás una cavidad artificial- como punto en donde debían tener su inicio los alineamientos de la estructura.

Allí se situó el primero de los conductos, el D, verticalmente, a través de la Gruta -en parte atravesando la roca y en parte construido con bloques de obra. Su altura marca exactamente la distancia desde el nivel de la base, donde termina la roca y comienza la obra en el corazón de la pirámide.

Hace tiempo que se reconoce que el valor de n -el factor que gobierna las relaciones entre un círculo o una esfera, sus elementos lineales y sus proyecciones de superficie- se utilizó para determinar la circunferencia, los lados y la altura de la pirámide. Como se puede ver en nuestro dibujo, no sólo la cubierta de la pirámide, sino todo en su interior, se determinó con la ayuda de tres círculos iguales.

Con instrumentos teodolíticos situados dentro del conducto D se trazó la línea vertical clave, cuya función pronto describiremos. Pero, primero, se trazó con estos instrumentos una línea horizontal roca/obra, sobre la cual se situaron los centros de los tres círculos. El primero de éstos (Punto 1) estaba en D; mientras que los Puntos 2 y 3 se situaron donde su círculo intersecaba la línea, sirviendo como centros de otros dos círculos superpuestos.

Claro está que, para trazarlos, los arquitectos de la pirámide tuvieron que decidir cuál debía ser el radio más adecuado. Los investigadores de la Gran Pirámide siempre se han visto frustrados en sus intentos por aplicar a sus perfectas proporciones cualquiera de las unidades de medida del antiguo Egipto -ni el codo común de 24 dedos, ni el codo real de 28 dedos (525 milímetros). Hace alrededor de tres siglos, Sir Isaac Newton llegó a la conclusión de que tanto en la construcción de la pirámide, como en la del arca de Noé y el templo de Jerusalén, se utilizó un enigmático «Codo Sagrado» de 641 milímetros. Tanto los egiptólogos como los piramidólogos aceptan ahora estas conclusiones, al menos en lo que respecta a la pirámide. Según nuestros propios cálculos, el radio adoptado para los tres círculos supuestos era de 60 de tales codos sagrados; siendo el número 60, no por casualidad, el número base del sistema matemático sexagesimal de los sumerios. Esta medida de 60 codos sagrados es la dominante tanto en longitudes como en alturas de la estructura interior de la pirámide, así como en las dimensiones de su base.

Tras seleccionar el radio, se trazaron los tres círculos; y, entonces, la pirámide comenzó a tomar forma: donde el segundo círculo intersecara el nivel de la base (Punto 4), el lado de la pirámide se tenía que elevar con un ángulo de 52° -un ángulo perfecto, porque es el único que incorpora las proporciones de tc en la pirámide.

Desde la base del conducto D, se perforó el conducto E hacia abajo, con una inclinación exacta de 45° con respecto a ;. La línea teodolítica proyectada desde E hacia arriba, intersecando el círculo 2 en el Punto 5, proporcionó la inclinación de la línea para el lado de la pirámide, marcando también el nivel de media área -sobre el cual tendrían que situarse la Cámara del Rey y la Antecámara (la línea 5-U-K)- y dónde tendría que terminar la Gran Galería. Proyectada hacia abajo, la pendiente E determinaría el punto P, donde tendría que terminar el pasadizo descendente, y la vertical de P determinaría la posición del escalón 5 en el pasadizo horizontal.

Si observamos el tercer círculo, veremos que su centro (Punto 3) marcaba la línea central vertical de la pirámide. En el punto en donde esta línea intersecaba la línea de media área, se situó el gran escalón, marcando el final de la Gran Galería y el comienzo del suelo de la Cámara del Rey. También determinaba la posición de la Cámara de la Reina (Q), que estaba situada exactamente en la línea central. Conectando el Punto 2 con el Punto U, se obtenía la línea del suelo del pasadizo ascendente y de la Gran Galería.

Después se perforó el conducto F, a partir del final del conducto E, de tal modo que su prolongación intersecara la línea de suelo ascendente 2-U en ángulo recto (90°). Desde su intersección con el primer círculo (Punto 6), se trazó una línea a través del Punto 2, hacia arriba, hasta llegar al lado de la pirámide (Punto 7). Así se delineó el pasadizo descendente, el cruce con el pasadizo ascendente (en el Punto 2) y la entrada a la pirámide.

Así, los conductos D, E y F, y los tres círculos, hicieron posible la mayor parte de los detalles esenciales de la Gran Pirámide. Sin embargo, faltaría por determinar el punto en donde debería terminar el pasadizo ascendente y comenzar la Gran Galería, así como dónde habría que situar el nivel del pasadizo horizontal que lleva a la Cámara de la Reina. Y según creemos, es aquí donde entró en juego el conducto B. Hasta ahora, nadie ha señalado el hecho de que su longitud es exactamente igual a la de D, y que marca exactamente la distancia entre el nivel de la entrada y el nivel del pasadizo horizontal. B se situó allí donde la línea ascendente intersecaba el círculo 2 (Punto 8). Su prolongación vertical marca el comienzo del muro elevado de la Gran Galería; la distancia desde el Punto 8 al Punto 9, donde la línea de D interseca la línea horizontal de 8, es el lugar de la grandiosa intersección.

El segmento B, conectado en el Punto 8 con los pasadizos a través del corto segmento A, permitió así a los constructores de la pirámide completar su interior. Una vez hecho esto, los segmentos del Pozo dejaron de tener utilidad arquitectónica o funcional, y la entrada a ellos se cubrió, colocando allí una piedra ajustada con forma de cuña.

Los segmentos D, E y F también desaparecieron de la vista cuando la obra de la pirámide se elevó sobre su base rocosa. Quizás se construyó entonces el segmento G, para permitir la extracción de los teodolitos de los segmentos D-E-F o para hacer comprobaciones de última hora. Finalmente, en el punto donde el pasadizo descendente conectaba con este segmento G, se cubrió la abertura con un bloque de piedra ajustado, con lo que estos segmentos inferiores desaparecieron también de la vista.

La pirámide se terminó, con todos sus segmentos ocultos del Pozo; todos menos uno, que, como hemos visto, no tenía ninguna función o propósito en la planificación y construcción de la pirámide.

La excepción la constituye el irregular e insólito segmento C, extrañamente sinuoso, que toscamente atraviesa la caliza dejando muchos bloques de piedra rotos y con salientes. ¿Cuándo, para qué y cómo se hizo esta enigmática sección?

Creemos que esta sección no existía aún cuando la pirámide fue terminada. Como expondremos, se hizo precipitadamente con posterioridad, cuando se encerró vivo a Marduk en la Gran Pirámide. No hay duda de que se encerró vivo a Marduk en la «Montaña Tumba»; los textos que se han encontrado y traducido así lo atestiguan. Otros textos mesopotámicos arrojan luz sobre la naturaleza de su delito. Y todos juntos nos permiten llegar a una reconstrucción plausible de los acontecimientos.

Desterrado de Babilonia y Mesopotamia, Marduk volvió a Egipto y se estableció en Heliópolis, potenciando su papel como «centro de culto» suyo al reunir sus objetos personales celestes en un santuario especial, al cual los egipcios peregrinaron durante mucho tiempo después.

Pero, al intentar reestablecer su hegemonía en Egipto, Marduk se encontró con que las cosas habían cambiado desde que se fue de allí en su intento de golpe de estado en Mesopotamia. Aunque Toth, según parece, no planteó una lucha por la supremacía, y Nergal y Gibil estaban lejos del centro de poder, un nuevo rival había aparecido mientras tanto: Dumuzi. Hijo menor de Enki, cuyos dominios tenían fronteras con el Alto Egipto, estaba mostrándose como un pretendiente al trono de Egipto.

Y por detrás de sus ambiciones no había otra que su novia Inanna/ Ishtar -otro motivo para las sospechas y la antipatía de Marduk.

El relato de Dumuzi e Inanna -él, hijo de Enki; ella, nieta de Enlil-es algo así como un antiguo relato de Romeo y Julieta. Al igual que en el drama de Shakespeare, también aquí hay un final trágico de muerte y venganza.

La primera presencia de Inanna/Ishtar en Egipto se menciona en el texto de Edfú que habla de la Primera Guerra de la Pirámide. Llamada aquí Ashtoreth (su nombre cananeo), se dice que apareció en el campo de batalla entre las fuerzas de Horus. El motivo de su inexplicable presencia en Egipto pudo ser el de la visita a su novio Dumuzi, a través de cuya región estaban pasando las fuerzas de combate. Por un texto sumerio sabemos que Inanna había ido a visitar a Dumuzi («El Pastor») a su lejana región rural. Aquí se nos cuenta que Dumuzi estaba esperando su llegada y deja constancia de sus tranquilizadoras palabras ante una novia desconcertada por un futuro en una tierra extranjera:

El joven estaba esperando;

Dumuzi abrió la puerta.

Ella llegó a él como un rayo de luna…

Él la miró, se regocijó en ella,

la tomó en sus brazos y la besó.

El Pastor puso su brazo alrededor de la doncella;

«No te he llevado a la esclavitud», [dijo];

«Tu mesa será una espléndida mesa,

la espléndida mesa en donde yo mismo como…».

En aquel momento, Inanna/Ishtar tenía la bendición de sus padres, Nannar/Sin y Ningal, así como la de su hermano Utu/Shamash, en esta historia de amor a lo Romeo y Julieta entre una nieta de Enlil y un hijo de Enki. Algunos hermanos de Dumuzi, y probablemente el mismo ki también dieron su consentimiento. Le hicieron a Inanna un regalo de lapislázuli, la azulada piedra preciosa que ella tanto se estimaba. Como sorpresa, le escondieron gran cantidad de cuentas y de cuadritos de esta piedra debajo de un montón de su fruta favorita: los dátiles. En su dormitorio encontró «un lecho de oro, adornado con lapislázuli, que Gibil había refinado para ella en la morada de Nergal».

Y entonces comenzaron los combates, y lucharon hermano contra hermano. En la medida en que la pelea era sólo entre los descendientes de Enki, nadie vio ningún problema particular en que estuviera por ahí una nieta de Enlil. Pero, tras la victoria de Horus, cuando Set ocupó tierras que no eran suyas, las cosas cambiaron por completo: la Segunda Guerra de la Pirámide arrojó a los hijos y nietos de Enlil contra los descendientes de Enki. «Julieta» tuvo que separarse de su «Romeo».

Cuando, después de la guerra, los amantes se volvieron a reunir y consumaron su matrimonio, pasaron muchos días y noches de dicha y éxtasis -motivo de numerosas canciones de amor sumerias. Pero incluso cuando estaban haciendo el amor, Inanna le susurraba a Dumuzi palabras provocadoras:

¡Tan dulces como tu boca son tus partes,

merecedoras de una condición principesca!

¡Somete al país rebelde, deja que la nación se multiplique;

yo dirigiré al país con justicia!

En otra ocasión, le confesó su visión a su amado:

Tuve la visión de una gran nación en la que se elegía a Dumuzi como Dios de su país…

Pues yo he hecho que se exalte el nombre de Dumuzi, le di prestigio.

Aún con todo, no fue una pareja feliz, pues no tuvieron un heredero -requisito esencial, según parece, para llevar adelante sus ambiciones divinas. Y así sucedió que, en un intento por conseguir un heredero varón, Dumuzi recurrió a la táctica que adoptara tiempo atrás su propio padre: intentó seducir y tener relaciones sexuales con su propia hermana. Pero, mientras en el pasado, Ninharsag accedió a las pretensiones de Enki, la hermana de Dumuzi, Geshtinanna, se negó. Desesperado, Dumuzi transgredió un tabú sexual: violó a su propia hermana.

El trágico relato está anotado en una tablilla catalogada por los expertos como CT.15.28-29. El texto cuenta que Dumuzi se despidió de Inanna diciéndole que se iba a la llanura desértica donde estaban sus rebaños. Había quedado allí con su hermana: «su versada en canciones hermana estaba allí sentada». Ella creía que la había invitado a un picnic. Mientras estaban «comiendo alimentos puros, aderezados con miel y mantequilla, mientras estaban bebiendo la fragante cerveza divina», y «estaban pasando el rato de buen humor… Dumuzi tomó la solemne decisión de hacerlo». Para preparar a su hermana para lo que tenía en mente, Dumuzi tomó un cordero y lo hizo copular con su madre; después, hizo que un cabrito copulara con su hermana. Mientras los animales estaban perpetrando el incesto, Dumuzi comenzó a tocar a su hermana por imitación, «pero su hermana aún no lo había comprendido». A medida que las acciones de Dumuzi se fueron haciendo más y más obvias, Geshtinanna «gritó y gritó protestando»; pero «él la montó… su simiente fluyó en su vulva….» «¡Detente!», le gritó, «¡Esto es una deshonra!» Pero él no se detuvo.

Tras perpetrar su acción, «el Pastor, sin temor y sin vergüenza, le habló a su hermana». Desgraciadamente, lo que pudo decir se perdió, debido a las fracturas de la tablilla. Pero sospechamos que, «sin temor y sin vergüenza», tal como dice el texto, pasó a explicar a Geshtinanna los motivos de su comportamiento. Que había sido premeditado, queda claro en el texto; también se dice que Inanna estaba al tanto del plan: Dumuzi, antes de partir, «le habló a ella del plan», e Inanna «a su esposo respondió acerca del plan, a él le dio su consejo».

La violación, según el código moral de los anunnaki, era una grave transgresión sexual. En tiempos primitivos, cuando los primeros equipos de astronautas llegaron a la Tierra, un consejo de guerra sentenció a su comandante supremo Enlil al exilio por haber violado a una joven enfermera (con la que después se casó). Dumuzi debía de ser consciente de todo esto, por lo que o bien esperaba que su hermana se entregara libremente a la relación, o bien los motivos de su acción eran tan imperiosos que se impusieron sobre la prohibición. El consentimiento previo de Inanna nos trae a la mente el relato oiolico de Abraham y de su estéril esposa Sara, que le ofreció a su Joven sierva para que pudiera tener un heredero varón.

Consciente de haber perpetrado un acto horrible, Dumuzi fue detenido poco después con la premonición de que tendría que pagar su acción con la vida, tal como dice en el texto sumerio SHA.GA.NE.IR IM.SHI -«Su Corazón Estaba Lleno De Lágrimas». Compuesto en la forma de un sueño autogratificante, el texto relata que Dumuzi se durmió y soñó que el «Pájaro Principesco» y un halcón le iban arrebatando de uno en uno todos sus atributos de estatus y propiedad. La pesadilla terminaba cuando Dumuzi se veía a sí mismo muerto en medio de sus rediles.

Al despertarse, le pidió a su hermana Geshtinanna que le explicara el significado del sueño. «Hermano mío», dijo ella, «tu sueño no es favorable, me resulta muy claro». En él se predecía que «bandidos emboscados se levantan contra ti… las manos tendrás sujetas con esposas, los brazos sujetos con grilletes». Tan pronto Geshtinanna terminó de hablar, aparecieron los malvados por detrás de la colina y capturaron a Dumuzi.

Sujeto con esposas y grilletes, Dumuzi gritó invocando a Utu/ Shamash: «¡Oh, Utu, tú eres mi cuñado, yo soy el marido de tu hermana… Convierte mis manos en manos de gacela, convierte mis pies en pies de gacela, para que escape de los malvados!». Tras escuchar su llamada, Utu propició la huida de Dumuzi. Y, después de algunas aventuras, éste buscó un escondite en la casa de la Vieja Belili -un personaje dudoso que juega un doble papel. Dumuzi fue capturado de nuevo y volvió a escapar, y al final se ocultó una vez más en los rediles. Soplaba un fuerte viento, las copas se habían volcado; los malvados lo estaban cercando -todo lo que había visto en su sueño. Y, al final:

Con las copas tiradas a su lado;

Dumuzi estaba muerto.

El redil arrojado por el viento.

En este texto, el escenario de los acontecimientos es una llanura desértica cercana a un río. El marco geográfico se amplía en otra versión de los hechos, un texto titulado «El Más Amargo de los Lamentos». Compuesto como un lamento de Inanna, nos cuenta que siete enviados de Kur entraron en el redil y sacaron a Dumuzi de su sueño. A diferencia de la versión anterior, que se refería simplemente a la captura de Dumuzi a manos de «malvados», en este texto se deja claro que éstos venían por orden de una autoridad superior: «Mi señor nos ha enviado a por ti», le dice el jefe de los enviados al dios recién despierto. Y procedieron a despojar a Dumuzi de sus atributos divinos:

¡Quítate el tocado divino de la cabeza,

que tu cabeza quede desnuda;

quítate la toga real del cuerpo, quédate desnudo;

deja a un lado el báculo divino que tienes en la mano,

que queden tus manos vacías;

quítate las sagradas sandalias de los pies, quédate descalzo!

Dumuzi se las ingenia para escapar y llega al río «al gran dique, en el desierto de E.MUSH («Hogar de las serpientes»). Sólo había un lugar en Egipto donde un desierto y un río se encontraran en un gran dique: la primera catarata del Nilo, el lugar donde se encuentra la gran presa de Asuán en nuestros días.

Pero las arremolinadas aguas no permitieron que Dumuzi llegara a la otra orilla, donde tanto su madre como Inanna le esperaban para ofrecerle su protección. Más bien, «las furiosas aguas llevaron al joven hacia Kur; a Kur llevaron las furiosas aguas al desposado de Inanna».

En éste y en otros textos paralelos se nos revela que aquéllos que capturaron a Dumuzi, lo estaban arrestando, de hecho, según las órdenes dadas por un dios superior, el Señor de Kur, que «había dictado sentencia sobre él». Pues no pudo haber sido una sentencia dictada por el pleno de la Asamblea de dioses: los dioses enlilitas, como Utu/Shamash e Inanna, estaban ayudando a escapar a Dumuzi. La sentencia, por tanto, era unilateral, dictada por el señor de los que habían ido a detenerle, que no era otro que Marduk, el hermano mayor Dumuzi y de Geshtinanna.

Su identidad queda clara en el texto que los expertos llaman «Los Mitos de Inanna y Bilulu». En él, la sombría Vieja Belili resulta ser un hombre, el Señor Bilulu (EN.BILULU) disfrazado, que es el que dirige la acción punitiva contra Dumuzi. Los textos acadios que tratan de los epítetos divinos explican que En-Bilulu era il Marduk sha hattati, «el dios Marduk que había pecado», y «El Que Apesadumbró a Inanna».

Al censurar desde un principio el emparejamiento amoroso de Dumuzi e Inanna, no hay duda de que Marduk se opondría aún más a esta unión tras las Guerras de la Pirámide. La violación de Geshtinanna, de motivaciones políticas, se convirtió en el pretexto que Marduk precisaba para bloquear las pretensiones de Inanna sobre Egipto, capturando y castigando a Dumuzi. Pero, ¿acaso Marduk pretendía dar muerte a Dumuzi? Probablemente, no; el exilio solitario era el castigo acostumbrado. La muerte de Dumuzi, de un modo que no ha quedado aclarado, fue probablemente accidental.

Pero el hecho de que fuera accidental o no era algo irrelevante para Inanna. Por lo que a ella concernía, Marduk había provocado la muerte de su amado y, tal como podemos ver en los textos, buscó venganza:

¿Qué hay en el sagrado corazón de Inanna?

¡Matar!

Matar al Señor Bilulu.

Trabajando con fragmentos encontrados en las colecciones de tablillas mesopotámicas dispersas por varios museos, los expertos han recompuesto parte del texto que Samuel N. Kramer (Sumerian Mythology) tituló «Inanna y Ebih». Según él, pertenecía al ciclo de «mitos en donde se da muerte al dragón», pues trata de la lucha de Inanna contra el dios malvado que se oculta en el interior de «La Montaña».

Los fragmentos disponibles nos cuentan que Inanna se pertrechó con buen número de armas para atacar al dios en su escondrijo. Aunque el resto de dioses intentaron disuadirla, ella se dirigió, segura de sí misma, a La Montaña a la que llamaba E.BIH («Morada de la Llamada Apenada»). Altivamente, Inanna proclamó:

Montaña, eres muy alta,

te elevas por encima de todas las demás…

Tocas el cielo con tu punta…

Y, sin embargo, te voy a destruir,

al suelo te haré caer…

Llevaré el dolor al interior de tu corazón.

No sólo en los textos se evidencia que La Montaña era la Gran Pirámide, y que la confrontación tuvo lugar en Gizeh, Egipto, sino también en las representaciones de un sello cilindrico sumerio. A Inanna -representada con su habitual pose seductora y medio desnuda- se le ve enfrentándose a un dios que se apoya en tres pirámides. A las pirámides se las representa exactamente como aparecen a la vista en Gizeh; el símbolo egipcio del ankh, el sacerdote con un tocado egipcio y las serpientes entrelazadas nos indican un lugar: Egipto.

Inanna siguió adelante en su desafío a Marduk, ahora oculto en el interior de la poderosa estructura, y su furia crecía mientras él ignoraba sus amenazas. «Por segunda vez, enfurecida en su orgullo, Inanna se acercó [a la pirámide] de nuevo y proclamó: ‘¡Mi abuelo Enlil me ha permitido entrar en La Montaña!’». Haciendo gala de sus armas, Inanna anunció altivamente: «¡En el corazón de La Montaña penetraré… Dentro de La Montaña estableceré mi victoria!». Y, al no obtener respuesta, comenzó su ataque:

Ella no dejaba de golpear los lados de E-Bih

y todas sus esquinas,

incluso sus muchas piedras elevadas.

Pero dentro… la Gran Serpiente

que había entrado su veneno no cesaba de escupir.

El mismo Anu intervino entonces, advirtiéndole a ella de que el dios oculto en el interior disponía de terroríficas armas; «sus estallidos son terribles; te impedirán entrar». Por lo que Anu le aconsejó que buscara justicia sometiendo a juicio al dios escondido.

Los textos identifican abundantemente a este dios. Como en los textos de Ninurta, recibe el nombre de A.ZAG y se le apoda La Gran Serpiente -nombre y epíteto despectivo enlilitas de Marduk. Su escondrijo también queda claramente identificado como «el E.KUR, cuyas impresionantes paredes llegan al cielo» -la Gran Pirámide.

Los archivos del juicio y la sentencia de Marduk se pueden encontrar en un texto fragmentado que publicara la Sección Babilónica del Museo de la Universidad de Pennsylvania. Las líneas que se conservan comienzan en el punto en que los dioses han rodeado la pirámide, y un dios elegido como portavoz se dirige a Marduk «en su encierro»; «al que era malvado imploró». Marduk se conmovió con el mensaje: «A pesar de la ira de su corazón, limpias lágrimas cayeron de sus ojos»; y aceptó salir y afrontar el juicio. El juicio se realizó a la vista de las pirámides, en un templo junto a la orilla del Nilo:

Al lugar de reverencia, junto al río,

con el que fue acusado se presentaron.

En verdad hicieron que los enemigos se apartaran.

Se hizo justicia.

 

f93a1-marduk

 

Marduk:

 

 

Pero, para sentenciar a Marduk, el misterio de la muerte de Dumuzi planteaba un problema. No había duda de que Marduk era el responsable de su muerte, pero ¿había sido premeditada o accidental? Marduk merecía una sentencia de muerte, pero ¿y si su crimen no había sido deliberado?

Allí, de pie, a la vista de las pirámides, con Marduk fuera de su escondrijo, se le ocurrió una solución a Inanna, y procedió a dirigirse a los dioses:

En este día, la misma Dama,

la que dice verdad,

la acusadora de Azag, la gran princesa,

un temible juicio pronunció.

Había una forma de sentenciar a Marduk a muerte sin tener que ejecutarlo, dijo: ¡que se le entierre vivo dentro de la Gran Pirámide! Que se le encierre allí como en una gigantesca tumba:

En una gigantesca tumba que está sellada,

sin nadie que le ofrezca alimento;

solo para sufrir, la fuente de agua potable cortada.

Los dioses jueces aceptaron sus sugerencias: «La señora eres tú… Tú decretas el destino: ¡que así sea!». Suponiendo que Anu estaría de acuerdo con el veredicto, «los dioses dieron la orden ante el Cielo y la Tierra». El Ekur, la Gran Pirámide, se convirtió en una prisión; y uno de los epítetos de su señora fue, a partir de entonces, «Señora de la Prisión».

Fue entonces cuando, según creemos, se finalizó el sellado de la Gran Pirámide. Dejando a Marduk solo en la Cámara del Rey, los dioses guardianes soltaron tras ellos los tapones de granito del pasadizo ascendente, bloqueando herméticamente todo acceso a las cámaras y los pasadizos superiores.

A través de los conductos que van de la Cámara del Rey a las caras norte y sur de la pirámide, Marduk tenía aire para respirar; pero no disponía ni de alimentos ni de agua. Se le había enterrado vivo, condenado a una agónica muerte.

El recuerdo del entierro de Marduk vivo en el interior de la Gran Pirámide se preservó en unas tablillas de arcilla que se encontraron en las ruinas de Assur y de Nínive, las antiguas capitales asirías. El texto de Assur sugiere que este acontecimiento sirvió como argumento para un misterio de Año Nuevo en Babilonia, que se representaba el sufrimiento y posterior indulto del dios. Pero no se han llegado a encontrar ni la versión original babilonia, ni el texto histórico sumerio sobre el que se basó el argumento.

Heinrich Zimmern, que transcribió y tradujo el texto de Assur, cuyas tablillas de arcilla se encuentran en el Museo de Berlín, levantó un gran revuelo en círculos teológicos cuando anunció su interpretación, durante una conferencia pronunciada en septiembre de 1921. El motivo del revuelo estribaba en que lo interpretó como un Mysterium precristiano acerca de la muerte y resurrección de un dios, es decir, lo interpretó como un primitivo relato de Cristo. Después, en 1923, Stephen Langdon incluiría una traducción al inglés en su volumen sobre Textos de Misterios de Año Nuevo Mesopotámicos, dándole como título The Death and Resurrection of Bel-Marduk, y resaltando sus paralelismos con la muerte y la resurrección de Jesús en el Nuevo Testamento.

Pero, tal como dice el texto, Marduk o Bel («El Señor») no murió; ciertamente, fue encarcelado en el interior de La Montaña a modo de tumba, pero se le encerró vivo.

El antiguo «guión» comienza con una presentación de los actores. El primero «es Bel, que estuvo confinado en La Montaña». Después, hay un mensajero que lleva las noticias del encarcelamiento de Marduk a su hijo, Nabu. Impactado por las noticias, Nabu acude inmediatamente con su carro a La Montaña. Llega a una estructura y el guión explica: «ésa es la casa junto a La Montaña en donde ellos le interrogan». En respuesta a las preguntas de los guardianes, se les dice que el inquieto dios es «Nabu, que viene de Borsippa; es el que viene en busca del bienestar de su padre que está prisionero».

Entonces, aparecen otros actores moviéndose por el escenario; «es el pueblo que por las calles se agita; buscan a Bel, diciendo: ‘¿Dónde se le tiene cautivo?’». Por el texto sabemos que «se hicieron tumultos en la ciudad a partir del momento en que Bel fue introducido en La Montaña» y «por él, se originaron peleas en la ciudad». Más tarde, aparece una diosa; se trata de Sarpanit, la esposa-hermana de Marduk. Se encuentra con un mensajero «que llora ante ella, diciendo: ‘A La Montaña lo han llevado’». Le muestra las vestimentas de Marduk (posiblemente, manchadas de sangre): «éstas son sus prendas, las que le arrebataron», dice; y explica que, en lugar de estas vestimentas, a Marduk «se le vistió con una Prenda de Condena». Lo que se le muestra a la audiencia son mortajas: «Eso significa que está en un ataúd». ¡Marduk ha sido enterrado!

Sarpanit va a una estructura que simboliza la tumba de Marduk. Ve a un grupo de gente que se lamenta. El guión explica:

Son aquellos que se lamentan

TU porque los dioses lo han encerrado,

separándolo de entre los vivos.

En la Casa de la Cautividad,

si lejos del sol y de la luz, lo han puesto en prisión.

El drama alcanza así su siniestra culminación: Marduk ha muerto…

Pero, alto ¡no perdamos las esperanzas! Sarpanit recita una súplica respecto al encarcelamiento de Marduk a los dos dioses que se pueden acercar a Inanna, su padre Sin y su hermano Utu/Shamash: «Ella ruega a Sin y a Shamash, diciendo: ‘¡Dad vida a Bel!’».

Después, aparecen en procesión sacerdotes, mensajeros y un observador de estrellas, recitando oraciones y ensalmos. Se le hacen ofrendas a Ishtar, «para que muestre su misericordia». El sumo sacerdote apela al dios supremo, a Sin y a Shamash: «¡Devolvedle la vida a Bel!».

Entonces, el drama da un nuevo giro. De repente, el actor que representa a Marduk, vestido con mortajas que «están teñidas de sangre», dice: «¡No soy un pecador! ¡No debo ser castigado!» Y anuncia que el dios supremo ha revisado su caso y no lo ha encontrado culpable.

¿Quién, entonces, fue el asesino? La atención de la audiencia se desvía hacia la puerta; «es la puerta de Sarpanit en Babilonia». Entonces se entera la audiencia de que el verdadero dios culpable ha sido capturado. Ven su cabeza por detrás de la puerta: «Ésta es la cabeza del malhechor, al que han dado castigo y muerte».

Nabu, que había vuelto a Borsippa, «regresa de Borsippa; llega y se pone de pie sobre el malhechor y lo contempla». No se nos dice la identidad de El Malhechor, salvo que Nabu dice que lo había visto antes en compañía de Marduk. «Éste es el pecador», dice, y de este modo señala el destino del cautivo.

Los sacerdotes prenden a El Malhechor; se le da muerte: se llevan en un ataúd «a aquél cuyo pecado fue». El asesino de Dumuzi ha pagado con su vida.

Pero, ¿acaso el pecado de Marduk, como causante indirecto de la muerte de Dumuzi, ha quedado expiado? Sarpanit vuelve a aparecer, llevando las Prendas de la Expiación. Simbólicamente, enjuga la sangre que se ha derramado. Con agua pura se lava las manos: «Es agua para lavarse las manos que le traen después de que se hayan llevado a El Malhechor». En «todos los lugares sagrados de Bel» se encienden antorchas. Una vez más, se dirigen súplicas al dios supremo. La supremacía de Ninurta, que se proclamó con ocasión de la victoria de éste sobre Zu, se reafirma, en apariencia, para mitigar cualquier temor que pudiera evocar la liberación de Marduk, como contrincante por la supremacía entre los dioses. Las súplicas tienen éxito, y el dios supremo envía al mensajero divino Nusku a «anunciar las [buenas] nuevas a todos los dioses».

Como gesto de buena voluntad, Gula (la esposa de Ninurta) le envía a Sarpanit nuevas prendas y sandalias para Marduk; también aparece el carro sin conductor de Marduk. Pero Sarpanit está muda de asombro: no puede comprender cómo se puede liberar a Marduk de una tumba que no se puede abrir: «¿Cómo lo van a liberar, al que no puede salir?».

Nusku, el mensajero divino, le dice que Marduk pasará a través del SA.BAD, la «abertura superior cincelada». Le explica que se trata de

Dalat biri sha iqabuni ilani

Un conducto de salida que los dioses taladrarán;

Shunu itasrushu ina biti etarba Sacarán su vórtice, reentrarán en su morada.

Dalla ina panishu etedili

La puerta que atrancaron ante él

Shunu hurrate ina libbi dalti uptalishu

En el vórtice de la excavación, en las entrañas,

una salida taladrarán dando giros;

Qarabu ina libbi uppushu

Al acercarse, en su mitad se abrirán paso.

La descripción del modo en que Marduk fue liberado ha resultado incomprensible para los expertos; pero estos versículos resultan explosivamente significativos para nosotros. Como hemos explicado, el sinuoso e irregular segmento C del Pozo no existía cuando se finalizó la pirámide y cuando Marduk fue encarcelado en su interior; fue, en realidad, el «conducto de salida que los dioses taladrarán» para rescatar a Marduk.

Conocedores de la disposición interna de la pirámide, los anunnaki se dieron cuenta de que el camino más corto y rápido para llegar hasta el hambriento Marduk consistía en hacer un túnel qué conectara los segmentos B y D -un túnel de menos de diez metros a través de los relativamente blandos bloques de caliza; era una tarea que se podía realizar no en días, sino en horas.

Quitando la piedra que tapaba la entrada al Pozo desde el pasadizo descendente, el equipo de rescate pudo acceder rápidamente a los segmentos F y E. Allí donde el segmento E contactaba con el segmento vertical D, había una piedra de granito que cubría la entrada de la Gruta; se apartó a un lado -y todavía se encuentra allí, en la Gruta-. Después, el equipo de rescate trepó la corta distancia del segmento D, y se enfrentó con la primera hilera de mampostería de la pirámide.

Casi diez metros por encima, pero a un lado, se encontraba el fondo del segmento vertical B y la entrada a la Gran Galería. Pero, ¿quién podía saber la forma de taladrar un sinuoso túnel conector –el C- salvo aquéllos que construyeron la pirámide? ¿Quiénes conocían las secciones superiores selladas? ¿Y quiénes tenían los planos para localizarlas?

Creemos que fue el equipo de rescate de Marduk el que atravesó los bloques de caliza, el que enlazó el segmento D con el B: «una excavación en las entrañas, una salida taladrarán dando giros», según el antiquísimo texto.

Tras llegar al enlace con B, se arrastraron por el corto pasadizo horizontal A. Allí, cualquier extraño se habría parado en seco, aun cuando hubiera sido capaz de llegar tan lejos, pues todo lo que habría visto hubiera sido un muro de piedra, de sólida obra. Una vez más, nos atrevemos a sugerir que los anunnaki, que tenían el plano de la pirámide, podían saber que al otro lado de la piedra que se les ponía por delante estaba la inmensa cavidad de la Gran Galería, la Cámara de la Reina y el resto de cámaras y pasadizos superiores de la pirámide.

Para poder entrar en todas aquellas cámaras y pasadizos, era preciso quitar la piedra en forma de cuña de la rampa. Pero estaba tan bien encajada, que no se podía mover.

Si se hubiera quitado la piedra, aún estaría allí, en la Gran Galería. Pero lo que hay es un agujero, y los que lo han examinado han utilizado textualmente las palabras volar y saltar por los aires para describir el aspecto que tiene; y esto no se hizo desde la Gran Galería, sino desde dentro del Pozo: «el agujero tiene el aspecto de haber sido provocado por un tremendo estallido desde el interior» del Pozo (Rutherford, Pyramidology).

Una vez más, las crónicas mesopotámicas nos ofrecen una explicación. Ciertamente, la piedra se quitó desde dentro del conducto horizontal, porque fue por allí por donde llegó el equipo de rescate. Y, ciertamente, «una fuerza tremenda la hizo estallar»; en el antiguo texto dice: «Al acercarse, en su mitad se abrirán paso». Los fragmentos del bloque de caliza cayeron por el pasadizo ascendente hasta llegar a los tapones de granito; y ahí es donde los hombres de Al Mamun los encontraron. La explosión esparció también por la Gran Galería un polvo blanco y fino, que fue el que los árabes encontraron cubriendo el suelo -la evidencia muda de una antigua explosión y del agujero que dejó.

Después de abrirse paso a la Gran Galería, el equipo de rescate llevó a Marduk de vuelta por el mismo camino que habían seguido. La entrada desde el pasadizo descendente se volvió a sellar, para ser descubierta milenios después por los hombres de Al Mamun. Los tapones de granito siguieron en su sitio, con la piedra triangular encajada que ocultó el pasadizo ascendente durante miles de años. Y, dentro de la pirámide, las partes superior e inferior del Pozo quedaron unidas para siempre a través de un túnel burdo y sinuoso.

¿Y qué pasó con el prisionero que fue rescatado de la pirámide? Los textos mesopotámicos dicen que fue al exilio; en Egipto, Ra adquirió el epíteto de Amen, «El Oculto».

Hacia el 2000 a.C, volvió a aparecer para reclamar de nuevo su supremacía; por este hecho, la humanidad terminó pagando un alto y amargo precio.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 noviembre, 2015 en HISTORIA, SUMERIA

 

Etiquetas: , , , , ,

Asherah, la esposa de Dios, fue editada fuera de la Biblia.


Pagan_god_Astarte

Antes del monoteísmo patriarcal instaurado por el judeocristianismo en Occidente que ha formateado nuestra conciencia hacia el enaltecimiento de los valores masculinos de conquista, expansion y explotación de la naturelaza –dejando a un lado el sentir, las emociones, la intuición- es posible que yazga una concepción religiosa de la divinidad como una pareja, la Diosa Madre y el Dios Padre.

Información presentada por la investigadora de la Universidad de Exeter, Francesca Stavrakopoulos, apunta a que originalmente las grandes religiones abrahámicas –que son hoy los tres grandes monoteísmos- adoraban también a la diosa Asherah, junto a Yahveh (Asherah es a veces llamada Astarot, y es la misma deidad adorada como Ishtar por los babilónicos y Astarte por los griegos, arquetipo del divino femenino: Luna, Tierra Venus).

Stavrakopoulous basa su teoría en antiguos textos, amuletos y figuras encontradas enla ciudad de Ugarit, hoy Siria, en los que se revela que Asherah era una poderosa diosa de la fertilidad que se adoraba junto a Yahveh o Jéhovah.

En una vasija del siglo XIII encontrada en el desierto de Sinai, en Kuntillet Arjud, se pide bendición a la pareja divina. “Y ahora varias inscripciones similares han sido encontradas, todas las cuales fortalecen el caso de que el Dios de la Biblia tuvo una esposa”, dice la académica.

También es significativo la admisión bíblica de que Asherah fue adorada en el templo de Yahveh en Jerusalén y en el Libro de los Reyes se dice que una estatuta de Asherah yacía en el templo y que personal femenino tejía vestimemtas rituales para ella.

En el Libro de Jeremías existe una posible referencia a esta diosa cuando se habla de “La Reina del Cielo”.

A veces su nombre traduce como la diosa del árbol de la vida, pero también está vinculada con el mar en uno de sus nombres Athirat, rbt ʼaṯrt ym, rabat ʼAṯirat yammi, Señora del Mar o Aquella que camina sobre el mar.

Su otro epiteto en los textos ugariticos (un lenguaje semítico) es “qaniyatu ʾilhm”, “la creadora de los dioses” (Elohim).

En esos textos Athirat es la consorte del dios El; existe una referencia a los 70 hijos de Athirat, presumiblemente los mismos 70 hijos de El. También se le llama Elat, la contraparte femenina de El, en los textos acadios aparece como Ashratum, la esposa de Anu, el dios del cielo.

J. Edward Wright, del Arizona Center for Judaic Studies dice que “Asherah no fue editada del todo de la Biblia por sus editores masculinos, trazos de ella permanecen y evidencia arqueológica y referencias en textos de naciones en las fonteras de Israel permiten reconstruir su papel en las religiones del Levante”.

Otras referencias a esta diosa en la Biblia derivan del libro de Deuternomio, en un marco siempre hostil. El Rey Manasseh es juzgado como alguien que hizo mal ante Dios cuando colocó el poste, símbolo del árbol de Asherah (¿el ash tree de los druidas, axis mundi?), en el Templo. El Rey Hezekiah, que removió el símbolo de Asherah del Templo y lugares sagrados fue alabado como el más justo de los reyes. Los profetas Isaías, Jeremías y Micah también condenan la idolatryí de Asherah, ya que según ellos aleja de la adoración del dios único y verdadero. Esto nos da idea de como la diosa femenina, del árbol de la vida, del mar y del cielo, fue equiparada con la falsa idolatría, con Baal, y se alejó al hombre de la adoración de la pareja divina y de la mujer, probablemente en ediciones subsecuentes de la Biblia, editada por hombres que quizás más que ser fieles a la sagrada escritura y a los documentos históricos, hicieron una operación de inteligencia y una programación neurolingüística de la sociedad, destinada a mantener en el poder a la casta sacerdotal masculina, reprimiendo el polo femenino de la divinidad.

inside-the-sistine-chapel-130311-3b.st.peters

 

THE GIST
– God, also known as Yahweh, had a wife named Asherah, according to a British theologian.

– Amulets, figurines, inscriptions and ancient texts, including the Bible, reveal Asherah’s once prominent standing.

God had a wife, Asherah, whom the Book of Kings suggests was worshiped alongside Yahweh in his temple in Israel, according to an Oxford scholar.

In 1967, Raphael Patai was the first historian to mention that the ancient Israelites worshiped both Yahweh and Asherah. The theory has gained new prominence due to the research of Francesca Stavrakopoulou, who began her work at Oxford and is now a senior lecturer in the department of Theology and Religion at the University of Exeter.

Information presented in Stavrakopoulou’s books, lectures and journal papers has become the basis of a three-part documentary series, now airing in Europe, where she discusses the Yahweh-Asherah connection.

“You might know him as Yahweh, Allah or God. But on this fact, Jews, Muslims and Christians, the people of the great Abrahamic religions, are agreed: There is only one of Him,” writes Stavrakopoulou in a statement released to the British media. “He is a solitary figure, a single, universal creator, not one God among many … or so we like to believe.”

NEWS: Jesus’ Great-Grandmother Identified
“After years of research specializing in the history and religion of Israel, however, I have come to a colorful and what could seem, to some, uncomfortable conclusion that God had a wife,” she added.

Stavrakopoulou bases her theory on ancient texts, amulets and figurines unearthed primarily in the ancient Canaanite coastal city called Ugarit, now modern-day Syria. All of these artifacts reveal that Asherah was a powerful fertility goddess.

Asherah’s connection to Yahweh, according to Stavrakopoulou, is spelled out in both the Bible and an 8th century B.C. inscription on pottery found in the Sinai desert at a site called Kuntillet Ajrud.

“The inscription is a petition for a blessing,” she shares. “Crucially, the inscription asks for a blessing from ‘Yahweh and his Asherah.’ Here was evidence that presented Yahweh and Asherah as a divine pair. And now a handful of similar inscriptions have since been found, all of which help to strengthen the case that the God of the Bible once had a wife.”

Also significant, Stavrakopoulou believes, “is the Bible’s admission that the goddess Asherah was worshiped in Yahweh’s Temple in Jerusalem. In the Book of Kings, we’re told that a statue of Asherah was housed in the temple and that female temple personnel wove ritual textiles for her.”

 
 

Etiquetas: , , ,

ESTA REALMENTE DISTORSIONADA DE LA VERDAD:


 
 

Etiquetas: , ,

ENKI EN LA TIERRA DE LOS MUERTOS:


Foto de El arca de los dioses.

Los seres conocidos por sus criaturas como “dioses” nunca pueden considerarse “muertos”. Esto se debe a que siempre inculcaban una dependencia de ellos para algún tipo de salvación, de modo que si se consideraba que habían dejado de existir, su gente seria abandonada su suerte.
El proceso continúa aun hoy: la matriz humana es engendrada con el complejo religioso que le permite vivir con tranquilidad, mientras realmente lo encadena a una limitación extrema.
Pero los dioses desaparecen de algún modo. En el caso de Enki-Ea, encontraremos que hay una tablilla sumeria que describe su desaparición metafórica.
en su libro Anton Parks sostiene firmemente la analogía que une a los personajes de Enki y Osiris, y utiliza esta analogía para “decodificar” esta tablilla sumeria con la ayuda de la doctrina funeraria egipcia.
También hace hincapié en que Enki-Osiris no fue realmente asesinado en Kalam (Sumer) (por lo cual el suceso no se describe generalmente en las tablillas de Mesopotamia), sino en Kemet (Egipto).
Anton Parks también sigue las huellas de Ereškigal, la hermana de Enki (citada en las tablillas de Mesopotamia), y de su hermana menor Ninanna (Inanna). Sus sombras entrelazadas nos llevan a las profundidades bajo la meseta de Giza.
En sus respectivos templos, Enki y Osiris eran objeto de cultos místicos relativos a la estabilidad del alma y a la resurrección. Los sacerdotes utilizaban artilugios para producir la ilusión de que vivían eternamente.
Los ritos funerarios eran numerosos en Egipto, porque la muerte allí no fue difamada como sucedió en Mesopotamia. El difunto objeto del ritual, imagen de Osiris y Horus, trascendía la muerte para perpetuar el mito de Osiris y reequilibrar el universo. La muerte no era sino un estado que servia para la transmutación del alma.
Sin embargo, en Mesopotamia, la muerte era terriblemente temida. Mencionarla abiertamente podría provocarla. Y por eso los sumerios preferían utilizar frases como: “el / ella se ha ido a su destino” o “su destino se ha apoderado de el / ella”.
Anton Parks en su libro declara que esta diferencia esta relacionada con el hecho de que Egipto estuvo mas inspirado por las fuerzas llamadas “de la luz” (Osiris-Enki / Kadištu), mientras que Mesopotamia estuvo bajo la influencia de las fuerzas asociadas con la “oscuridad” (Seth-Enlil / Anunnaki).
La frontera entre Egipto y Mesopotamia es una inmensa llanura desertica, conocida por los sumerios como Edin. Estaba bajo la soberanía de Seth-Enlil, el Gran Šatam (administrador territorial). Seth (Šeteš), el mitológico dios egipcio de los desiertos, habitaba en la tierra roja, el desierto y la tierra extranjera conocida como “Dešeret” (Dšr.t”), un termino que en el KUR sumerio designa también a
“los países en el extranjero”. “Kur” tenia dos significados distintos para los sumerios. En primer lugar, la montaña donde residían
Los “dioses”, inaccesible a los mortales, universal y vivificante. Este seria el dominio primordial, el Kharsag de los Gina’abul-Anunna en las montanas Taurus.
El segundo sentido es el mundo del mas allá, el país de los muertos situado en general bajo la corteza terrestre, entre las aguas primordiales del Abzu y el mundo habitado arriba. Sabemos este caso no parece referirse a la tierra hueca, el Abzu, sino mas bien a la dimensión sutil o frecuencias mas bajas conectadas al inframundo, donde algunos Gina’abul habían establecido su dominio. Este dominio, desconocido para el común de los mortales, generalmente simbolizaba para los sumerios en el reino de los muertos.

del libro: las edades de uras

NOTA. Jesús F. Ampuero

La tablilla sumeria a la que hago referencia es una de las doce en las que esta inscrita “La Epopeya de Gilgamesh” – en particular, la doceava, que es una especie de epilogo. Le sugiero que si no esta familiarizado con estas tablillas, consulte un resumen, como la presentación de Wikipedia para Epopeya de Gilgamesh. Pero ahí que tener presente que pocos investigadores parecen conocer la época en que realmente los acontecimientos descritos pudieran haber tenido lugar. Datan las propias tablillas en torno al siglo 27 AC, y se supone que es esa la fecha real. También quisiera decir que el término de Anunnaki es el conocido por la mayoría de los lectores, pero hoy día se podría decir que la traducción real seria… “Anunna”.
ahí que pensar, razonadamente, pensad que el hombre hubiese requerido al menos un millón de años para llegar a esta evolución que tenemos y realmente se hizo en un momento.

·

 
 

Etiquetas: ,

LOS DIOSES, SEÑOR DE SEÑORES… MARDUK.



a Kudur-Laghamar, rey de la tierra de Elam,
ordenaron: «¡Invádeles!»
Llevó a cabo aquello que para la ciudad era malo;
en Babilonia, la preciosa ciudad de Marduk, ‘
se hizo con la soberanía;
en Babilonia, la ciudad del rey de todos los dioses, Marduk,
derrocó la realeza;
convirtió su templo en una guarida de perros;
los cuervos de sonoro graznido dejaron caer sus excrementos allí.

Ante los dioses el hijo de su padre [vino];
aquel día, Shamash, el Brillante,
contra el señor de señores, Marduk [dijo]:

«La fidelidad de su corazón [del rey] traicionó,
en la época el año décimo tercero rompió las filas de mi padre;
el rey dejó de atender el cuidado de su fe; todo esto lo ha provocado Nabu».

Jesus F. Ampuero

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 octubre, 2015 en HISTORIA, Mesopotamia, SUMERIA

 

Etiquetas:

CARNAVAL… Carne a Baal:


 

CARNE A BAAL

Definición de la palabra carnaval: CARNE A BAAL

Baal (semítico cananeo: [baʕal], «’señor’», )? era una divinidad de varios pueblos situados en Asia Menor y su influencia: fenicios (asociado a Melkart), cartagineses, caldeos, babilonios, sidonios y filisteos. Su significado se aproxima al de “amo” o “señor”.

(Toro alado de Khorsabad. Oriental Institute, Universidad de Chicago)
Baal era el “hijo” del dios El. En la mitología cananea se denominaba así (El) a la deidad principal, se lo conocía como «padre de todos los dioses», el dios supremo, «el creador», «el bondadoso». Por lo general, El se representa como un toro, con o sin alas. A su vez su hijo Baal era representado como un joven guerrero, pero también como un “toro joven” (becerro).

 

El carnaval es una celebración pública que tiene lugar inmediatamente antes de la cuaresma cristiana, con fecha variable (desde finales de enero hasta principios de marzo según el año), y que combina algunos elementos como disfraces, desfiles, y fiestas en la calle. Por extensión se llaman así algunas fiestas similares en cualquier época del año. A pesar de las grandes diferencias que su celebración presenta en el mundo, su característica común es la de ser un período de permisividad y cierto descontrol.

El origen de su celebración proviene de las FIESTAS PAGANAS, como las que se realizaban en honor a Baco, el dios del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del toro Apis en Egipto. Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace más de 5.000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio Romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir del siglo XV.
El carnaval está asociado principalmente con el catolicismo, y en menor medida con los cristianos ortodoxos orientales; las culturas protestantes usualmente no celebran el carnaval o tienen tradiciones modificadas, como el carnaval danés.

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

(¿Enlil, Enki o Marduk?).


 

marduk-en-su-carro-de-fuego

El nombre de Marduk
Complica el significado de “hijo”. O era el padre y el hijo.
“Rey de los dioses del cielo y de la tierra”.
Por lo cual Enlil como rey del mundo; hay que planteárselo de nuevo, o Enlil, es vencido por el cual, otorga a Marduk, o le reconoce, La soberanía del universo.
Pero también tenemos la posibilidad de que Marduk sea En-lil y En-ki.
Ea y El, transmiten a Marduk, conjuntamente con su “propio nombre”, todos los poderes de la tierra y cielo. (EA-EL— EL-EA)—(YHVH,—HYHV—HVHY).
Hay que decir que la escritura era leída de derecha a izd.

Malkhut esta representado por la ultima h H (He) de hvhy YHVH.
También se traduce en ingles como, IHVH, EVEI.
Malkhut, (Marduk),
En todo caso Marduk fue el Dios supremo del cielo y la tierra.

Jesus F. Ampuero

 

Etiquetas: , , , , ,

An(u), Enlil, Enki, Inanna, Marduk, Nammu, Dioses o mitos.


Llevo años intentando recrear una historia, la historia sumeria, hay muchos abismos, muchas malas traducciones, muchas fantasías entre tanta realidad, se que a muchos el tema sumerio les gusta y también se que a muchos les hace gracia y lo ven como una simple historia fantástica, y a estos últimos en parte tienen razón, aunque no del todo, en los últimos años se han creado autenticas barbaridades sobre el tema, anunnaki, reptiliano, marcianos, y un sin fin de historias.

Una cosa hay que decir, mucha de la historia es fantasía, pero en una minoría.
Lo primero, los llamados anunnaki eran realmente los Anakim. (cabezas negras)
Lo segundo, An(u) dios supremo sumerio era un rey, un rey superviviente de una especie que unos pocos lograron salvarse, junto a este rey había otros conocidos llamados de mil maneras, Enlil, Enki, Inanna, Marduk, Nammu, etc., etc.

Un total de 50 supervivientes, según reflejan algunos escritos, aunque pudieran ser más distribuidos en diferentes partes del mundo.
Supervivientes de donde ¿?? Bueno del espacio exterior creo que no, supervivientes de la propia tierra, unos seres con tecnología avanzada en su mundo “terrestre”.

Tenemos una posibilidad de que esos supervivientes sean de la llamada Atlántida, si de ese famoso continente perdido que nadie encuentra, o ese continente sigue existiendo en parte con otro nombre, en todo caso la civilización de la cual hablo estaba desarrollada en tecnología.
Un cataclismo de algún tipo, provoco una migración (éxodo) de los supervivientes, unos a partes del mundo donde el peligro era menor, otros se refugiaron en subterráneos, hasta creo que algunos lograron salir del planeta, ¿fuera del planeta pero donde¿ posiblemente no muy lejos.

Claro y la tecnología, maquinas, herramientas donde están, “el tiempo se come todo”…
Si salimos de estampida lo que menos nos preocupa es esas tecnologías, salimos con lo puesto y poco más, nos preocupa nuestra vida.

Claro no tenemos escritos que demuestren todo esas cosas, solo son meras conjeturas, pero si hay relatos posteriores de hijos, nietos, bisnietos, etc., de aquellos supervivientes, nos remontamos a fechas de mas de 1 000 000 de años o mas.

Esos descendientes sin medios tecnológicos pero con los conocimientos necesarios comenzaron a construir ciudades con los materiales que disponían.
Lo más fácil para ellos era lo que la tierra les ofrecía, el granito, duradero y fácil de manipular, sin grandes fabricas de metales y complejas estructuras, necesitaban refugios resistentes a cualquier erosión, la piedra era lo mas manejable y duradero.

Pero existían otras especies menos desarrolladas, especies en estados primarios, estos emigrantes debieron convivir con ellos en sus propios territorios, estos primates le tenían miedo, miedo por que los veían como seres divinos, seres poderosos, por ello los emigrantes, llamémosles “Theos”, aprovecharon esa oportunidad del miedo hacia ellos creando el mito de dioses. Durante siglos generación tras generación de Theos mantuvieron el estatus, estatus creado por sus padres y abuelos para controlar a esa especie primate, incluso muchos hijos herederos de grandes Theos, tomaron el nombre del padre para continuar su mandato creando la llamada… reencarnación.

Jesús F. Ampuero

 

Etiquetas: , , , , , ,

MESOPOTAMIA:


escritos cuneiformes de mesopotamia:,


Fabriqué un nuevo tipo de Siensišár. Un modelo que iba a permitirnos generar mestizos.
Comencé con los aparatos de las Ama’argi, matrices Uzumúa que se componen de una gran cantidad de cuarzo.
He hecho una serie de intentos y me vi obligado a emplear Zirzi para eliminar los productos estériles. Esta experiencia de tener que destruir los modelos fallidos me resulta muy desagradable.
Me recuerda a mi creador y a los Alagni (clones) que él había creado y suprimido antes de obtenerme.
Incineré el cuerpo de cada uno; era necesario no dejar ningún rastro de nuestro trabajo. Tuve que refinar mis esfuerzos para evitar tener que matar. ¡Tenía sangre en mis manos y no me complacía en absoluto! Había abatido a Abzu-Abba, había matado en Dukù para salvar mi pellejo y hoy estoy suprimiendo seres vivos por el hecho de que sólo son borradores o especímenes de un linaje de gran futuro.
Me resulta difícil crear de seres con un entendimiento limitado.
Hemos elegido voluntariamente este modelo por su conciencia desarrollada. ¡No puedo producir puros Ádam (animales), no como estos estúpidos Kingú Ukubi-Ádam (Homo Erectus)

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 octubre, 2015 en Mesopotamia, SUMERIA

 

Etiquetas:

Jardines Colgantes de Babilonia


b_450_300_16777215_00_images_maravillas_del_mundo_antiguo_jardines_colgantes

Según nos dice Wikipedia:

Los Jardines Colgantes de Babilonia son considerados una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, y fueron construidos en el siglo VI a. C. durante el reinado de Nabucodonosor II en la ciudad de Babilonia (la Babel de los textos bíblicos), a orillas del río Éufrates(Mesopotamia). Las aguas para regar las plantas eran traídas desde las orillas del río Éufrates,que se encontraba en las faldas de la montaña. En los jardines se plantaban palmeras y árboles frutales, como el dátil y los cocos.

Se considera que sus diseños y construcciones se iniciaron en 605 a. C., por orden del rey Nabucodonosor II de la dinastía caldea del Imperio neobabilónico, como una demostración de amor hacia su esposa Amytis, hija de rey Ciáxares del Imperio medo (Media o “Umman Manda”), para hacerle recordar las montañas de su tierra.

Jardines-Colgantes-Babilonia

Según nos dicen la historia:

Los Jardines Colgantes de Babilonia eran una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo y la única cuya ubicación no ha sido establecida definitivamente.
Tradicionalmente se dice que se han construido en la antigua ciudad de Babilonia, cerca de la actual Hilla, provincia de Babil, en Irak. El sacerdote babilonio Beroso, escribiendo aproximadamente en 290 a.C. y citado más tarde por Josefo, atribuyó los jardines al rey babilonio Nabucodonosor II, que gobernó entre 605 y 562 antes de Cristo. Torpemente, no hay textos babilónicos existentes que mencionan los jardines, y no hay evidencia arqueológica definitiva que se haya encontrado en Babilonia.

Debido a la falta de pruebas, se ha sugerido que los jardines colgantes son puramente legendarios y las descripciones que se encuentran en los antiguos escritores griegos y romanos como Estrabón, Diodoro de Sicilia y de Quinto Curcio Rufo representan un ideal romántico de un jardín oriental.

En los escritos antiguos, los Jardines Colgantes de Babilonia fueron descritos por primera vez por Beroso, un sacerdote babilónico Marduk, que escribió alrededor de 290BC, aunque sus libros son conocidos sólo por citas de autores posteriores (por ejemplo, Flavio Josefo). Hay cinco escritores principales (incluyendo Beroso)cuyas descripciones de Babilonia se conservan en alguna forma en la actualidad. Estos escritores se preocupan por el tamaño de los Jardines Colgantes, por qué y cómo se construyeron y cómo los jardines se riegan.

800px-nineveh_mashki_gate_from_west

una investigadora Stephanie Dalley, nos dice…

Los Jardines Colgantes de Babilonia es la única Maravilla del Mundo Antiguo cuya localización se desconocía… Hasta ahora. Una investigadora de la Universidad de Oxford cree haber resuelto uno de los últimos grandes misterios arqueológicos del mundo, identificando el lugar preciso en el que se construyeron.

De acuerdo con el diario británico «The Telegraph», Stephanie Dalley ha centrado su búsqueda a cientos de kilómetros al norte de la antigua ciudad de Babilonia, actualmente cerca de Hilla, en el centro de Irak. El objetivo era comprobar su teoría de que la exuberante maravilla fue levantada en las proximidades de la ciudad de Nínive, en el norte del país.

Esta especialista ha investigado los textos antiguos y ha descubierto evidencias que apuntan a que los jardines no fueron construidos por los babilonios y su rey Nabucodonosor, como tradicionalmente se ha creído. Stephanie Dalley cree que fueron sus vecinos y enemigos, losasirios bajo el mandato de Senaquerib, su monarca, hace unos 2.700 años.

La capital de su reino era Nínive y se encontraba próxima a la actualMosul, un área todavía sacudida por la violencia étnica y religiosa. La doctora Dalley y su equipo viajaron a la región a principios de este otoño, pero los riesgos para su seguridad eran muy grandes, por lo que no pudieron visitar el lugar exacto.

«El mejor lugar»

No obstante, usando varios mapas, la investigadora logró enviar unequipo de filmación local escoltado hasta las ruinas del palacio de Senaquerib. El equipo recogió imágenes de un gran montículo de tierra y escombros, debajo de la cual hay un área de vegetación.

«Es el mejor lugar para construirlo. Es un buen lugar para un jardín», ha afirmado Stephanie Dalley. «Ahora es necesario realizar más investigaciones en este lugar, pero desgraciadamente, no creo que sea posible», ha aseverado esta especialista, quien, no obstante ha insistido en que «mi convicción de que los Jardines de Babilonia se encuentran en Nínive permanece inquebrantable».

La filmación del posible escenario es la culminación de veinte años de trabajos de Stephanie Dalley, del Instituto Oriental de la Universidad de Oxford, para encontrar esta maravilla.

Como nunca se han encontrado evidencias arqueológicas de su existencia, muchos han considerado los jardines como una leyenda.Se tiene conocimiento de los Jardines a través de unos escritos realizados cientos de años después de su construcción, por personas que nunca llegaron a verlos.

Uno de esos escritos apunta a que fueron creados por el reyNabucodonosor, 600 años antes del nacimiento de Cristo, en Babilonia. El monarca concibió los Jardines como un regalo a su esposa. Un paraíso en el desierto para que le le recordara las hermosas montañas de su florida tierra.

Sin embargo, en los escritos de la época, incluyendo los propios textos de Nabucodonosor, no hay una sola mención a ningún jardín y más de un siglo de excavaciones no ha dado ningún resultado.

Texto cuneiforme

Stephanie Dalley cambió de localización hasta el norte después de descodificar un antiguo texto cuneiforme (una de las formas más antiguas de expresión escrita), que le llevó a creer que los jardines habían sido atribuidos a la ubicación incorrecta, el hombre equivocado y el período erróneo.

Este texto cuneiforme que describe la vida de Senaquerib, que vivió 100 años antes de Nabucodonosor y reinó sobre un imperio que se extendía desde el sur de Turquía al Israel moderno. También detalla unpalacio y un jardín construidos para maravillar a todas las personas.

También apoyaba su teoría un bajorrelieve procedente de Nínive que muestra un palacio y un jardín con árboles que cuelgan en el aire, a través de terrazas, y plantas suspendidas sobre arcos.

Debido a que Nínive estaba tan lejos de Babilonia, esta evidencia había sido pasada por alto. Sin embargo, esta especialista ha encontrado que los asirios conquistaron Babilonia y su capital fue conocida como«Nueva Babilonia», dando lugar a una probable confusión de nombres.

Fotografías desclasificadas

Su investigación, que se recoge en un domumental que se estrena hoy en Reino Unido, la ha llevado a establecer que la estructura de los jardines era de 300 pies de ancho y 60 pies de profundidad en algunos puntos. La especialista sostiene que todavía quedan restos de dicha estructura que se pueden apreciar en las fotografías desclasificados tomadas por satélites espías estadounidenses.

Otra inscripción encontrada por la investigadora apunta a que el agua del lago (que llegaba a la ciudad y sus alrededores a través de un canal de 60 millas de largo) se elevaba hasta las terrazas a través de un artefacto similaral tornillo de Arquímedes, unos cuatro siglos antes de que fuera inventado.

En el Antiguo Testamento, Jonás fue enviado por Dios a la ciudad de Nínive para advertir de su destrucción a causa de los pecados de sus habitantes.

Tema10_PP1_asurbanipal

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 septiembre, 2015 en HISTORIA, Mesopotamia, SUMERIA

 

Etiquetas: ,

Un poco de Historia del Imperio babilónico:


La tierra del llamado Dios.
Ubicación de Imperio babilónico

Mapa del Imperio babilónico entre 1792 a. C. y 1595 a. C.(Época de Hammurabi)

Capital Babilonia
Idioma principal El amorreo, el casita y el acadio, con sus dos variantes: el asirio y el babilonio.
Religión Politeísta, siendoMarduk su dios principal.
Gobierno Monarquía
Historia
 • Establecido 1792 a. C.
 • Disolución 539 a. C.

Babilonia fue un antiguo imperio localizado en la región central-sur de Mesopotamia, teniendo su epicentro en laciudad de Babilonia y que llegó a extenderse por Acad y Sumeria, arrebatando la hegemonía a las dinastías amorritas de Isín y Larsa del llamado Renacimiento sumerio. Su historia se divide en dos etapas principales, separadas entre sí por el período de dominación asiria; el imperio paleobabilónico o amorrita (1792 a. C.1595 a. C.) y el imperio neobabilónico o caldeo (626 a. C.539 a. C.). El imperio babilónico fue sucedido por el persa tras las conquistas de Ciro II el Grande.

En Babilonia se hablaba el acadio (lengua semítica) y mantuvo el lenguaje escrito acadio para uso oficial (el idioma de su población nativa), a pesar de sus fundadores, los amorreos y sus sucesores los casitas, que no tenían el acadio como idioma nativo. Sin embargo, conservó la lengua sumeria para un uso religioso, a pesar de que en el momento en que fue fundada Babilonia, probablemente ya no era una lengua hablada. Las antiguas tradiciones acadias y sumerias jugaron un papel importante en la cultura babilonia (y asiria), y la región seguirá siendo un importante centro cultural, incluso en períodos prolongados y largos de gobiernos externos.

 

Etimología y referencias históricas

La etimología de Babilonia deriva del término griego Babylon, la forma griega del acadio Babilum, esto es, «La Puerta de Dios», traducido. En la Biblia es llamada Babel.

Entre las fuentes históricas que se han recuperado sobre Babilonia destacan:

Historia

El Imperio amorreo o paleobabilónico

Los amorreos se establecieron entre los ríos Tigris y Éufrates, haciéndose sedentarios y mezclándose con la población sumeria, como consecuencia subirían al poder dinastías de origen amorrita en distintas ciudades del centro y sur de Mesopotamia.

La más importante en Babilonia, ya que el propio Hammurabi sería amorreo. A los inicios del imperio paleobabilónico la población era pues una mezcla acadio-amorrita.

Los amorreos que se mantuvieron nómadas, fueron contenidos fácilmente al principio pero conforme el imperio de Ur III fue perdiendo su poder, estos se fueron volviendo más peligrosos.

Con la caída de Ur III y acabada la época de dominio sumerio, empieza una época en la que los semitas obtendrían la mayor importancia a través de pueblos como los acadios o los amorreos. Los elamitas apenas disfrutaron su conquista.

Los mayores ganadores de la caída de Ur fueron primero los acadios del reino de Isín y después los amorreos, que en un siglo llenarían Mesopotamia de reinos, quedando lo que fue el imperio de Ur fragmentado en numerosos reinos amorreos y acadios cuyas capitales serían ciudades que hasta ese momento habían tenido poca importancia.

En la alta Mesopotamia, la ciudad de Assur con los reyes de origen amorreo comenzará a ganar importancia tras vencer en una guerra por el control de las rutas comerciales a Ešnunna y Mari.

El Código de Hammurabi es la primera ley escrita de la que se tiene constancia. La figura superior muestra al propioHammurabi en posición humilde ante Šamaš, dios del Sol. Bajo ella están escritas casi 282 leyes con objeto de regir las decisiones de los jueces. Erigida originalmente en el templo de la ciudad deSippar, a orillas del Éufrates, fue trasladada a Susa porShutruk-Nakhunte en1200 a. C. Actualmente se encuentra en el Museo del Louvre de París.1 2

Situada a ambas orillas del Éufrates, la ciudad de Babilonia mantuvo en su origen una posición moderada, bajo la sombra de la cercana y más poderosa Kiš.1 Comenzó a cobrar importancia con la llegada de los amorreos entre el 2000 y el 1800 a. C., que se erigieron reyes de la ciudad.1

Los amorreos, también semitas, se adaptaron fácilmente a la lengua acadia, propiciando el declive del sumerio. También se amoldaron con facilidad al panteón mixto sumerio-acadio, rindiendo culto a Marduk, deidad protectora de la ciudad.1

En torno al 1782 a. C. llegó al trono el sexto miembro de esta dinastía, Hammurabi. En este tiempo al norte y sur de la ciudad se encontraban los territorios de las ciudades de Assur (que dará nombre a Asiria) y Larsa, más poderosas pero con monarcas envejecidos.1 En 1763 AdC Hammurabi venció a Rim-Sin de Larsa, apoderándose de la parte sur de Mesopotamia. En 1755 a. C. tomó igualmente Asus, haciéndose con el poder de todo el valle de los ríos Tigris y Éufrates.1 Con el triunfo de Babilonia sobre el resto de Mesopotamia, también su dios principal, Marduk, fue alzado a la cabeza del panteón de dioses locales.

Hacia el 1800 a. C. comenzaron a producirse una serie de invasiones nómadas provenientes del norte del Cáucaso y de Escitia. El ataque por parte de nómadas a la región había sido una constante durante los siglos anteriores, pero con la domesticación del caballo y su utilización para el tiro de carros de guerra, los nómadas consiguieron una ventaja militar que les permitió penetrar en la zona.1

Uno de estos grupos fueron los hurritas, que ocuparon gran parte del territorio que Asiria había conquistado durante el reinado deŠamši-Adad I, fundando el reino de Mitani hacia el 1500 a. C. y haciendo a los asirios subsidiarios suyos. También se extendieron por Canaán, donde fundaron algunos reinos, llegando hasta el Antiguo Egipto, donde conquistaron la parte norte y fueron conocidos como hicsos.1

Otro de estos grupos fueron los hititas, que se establecieron en la parte oriental de Anatolia a partir del 1700 a. C. fundando el conocido como Antiguo Reino. La lengua hitita era de origen indoeuropeo, lo cual no les impidió adoptar la escritura cuneiforme de los acadios.1

Durante los años siguientes, hititas y hurritas se enfrentaron en el norte de Mesopotamia. En torno al 1600 a. C., durante el reinado del rey Mursili I los hititas derrotaron a los hurritas, dominando Asiria y haciendo incursiones en Babilonia, a la cual redujeron hasta las dimensiones anteriores a la conquistas de Hammurabi.1Este periodo coincidió con la entrada de los nómadas casitas provenientes de los montes Zagros, quienes aprovecharon el debilitamiento de Babilonia para atacarla. Finalmente tomaron la ciudad en 1595 a. C.1

La Babilonia de los casitas

Babilonia durante la dinastíacasitas, siglo XIII a. C.

La piedra Michaux es unkudurru perteneciente al período de la dominación casita de Babilonia. Está escrito enlengua acadia mediante símbolos cuneiformes. Descubierta en 1782 por el botánico francés Michaux, fue el primer testimonio de la civilización mesopotámica que llegó a la Europa moderna.3 4

Los casitas no tardaron en adoptar la lengua y la religión del territorio que ocuparon, restaurando incluso el templo de Marduk de Babilonia. Hacia 1330 a. C. reconstruyen Ur.

Mientras, los antiguos invasores nómadas siguieron siendo expulsados del resto de los territorios. Así, hacia 1580 a. C. los nativos egipcios derrotaron a los hicsos del bajo Egipto y continuaron su avance más allá del Sinaí, derrotando durante el reinado de Tutmosis III a una confederación de ciudades cananeas en la batalla de Megido, en 1479 a. C.Posteriormente siguieron hacia el norte, derrotando al reino de Mitanni, al cual obligaron a rendir tributo. Tras la muerte de Tutmosis III, Egipto perdió fuerza en el norte, resurgiendo los hititas, que formarían hacia 1375 a. C. el llamado Nuevo Reino.

En Asiria, Ashur-uballit I llegó al trono en 1365 a. C. y emprendió una serie de reformas hasta constituir el llamado Primer imperio asirio. Su sucesor atacó Mitani, saqueando su capital en el siglo XVI a. C. y conquistando el resto del territorio en los 30 años siguientes. En1274 a. C. subió al trono asirio Salmanasar I, quien emprendió una serie de conquistas hacia el oeste, llegando hasta la frontera del reino hitita. Su sucesor Tukulti-Ninurta I amplió las fronteras por el norte, penetrando en el Cáucaso y por el este, hacia los montes Zagros.

Finalmente, el monarca asirio se dirigió hacia el sur, hacia los territorios administrados por los casitas, entre los que se encontraba Babilonia. Los casitas fueron vencidos, siendo obligados a pagar tributos al rey de Asiria.

Hacia 1200 a. C. comenzaron a llegar oleadas de unos nuevos invasores provenientes del Mediterráneo. Fueron conocidos comoPueblos del Mar y su presencia se sintió prácticamente en todas las regiones del Mediterráneo oriental. El pueblo que más afectado se vio por estas invasiones fueron los hititas, cuyo imperio, previamente debilitado por la expansión asiria, fue completamente destruido por ellas. Los Pueblos del Mar también dañaron tanto a Egipto como a Asiria, por lo que Babilonia y especialmente el reino de Elam –en el extremo oriental de Mesopotamia– se vieron beneficiados.

Los elamitas aprovecharon la situación marchando hacia el oeste, tomando Babilonia y las ciudades vecinas. En 1174 a. C. se llevaron de la ciudad las tablillas que contenían el código de Hammurabi y la estela de Naram-Sin.

1124 a. C. fue el año que vio el fin de la dinastía casita, con la toma del poder por un nativo babilonio, que será llamado Nabucodonosor I. El nuevo rey derrotó a los elamitas, iniciando un breve período de independencia para la región.

El dominio asirio

Hacia el 1300 a. C. en las montañas del Cáucaso se desarrolló un nuevo tipo de metalurgia, la del hierro. Durante ese período la región había sido controlada por los hititas, pero con su caída, el manejo del nuevo metal pasa a los asirios.

Es posible que el dominio de esta nueva técnica contribuyese a las posteriores victorias militares de los asirios, al dotarles de armas más resistentes que sus pueblos vecinos y proporcionarles un bien valioso con el que comerciar.5 Siendo o no así, en 1115 a. C. llegó al trono asirio Teglatfalasar I, quien emprendió una campaña de conquistas hasta recuperar el territorio poseído durante el reinado de Tukulti-Ninurta I. En 1103 a. C. atacó y venció a Nabucodonosor I de Babilonia.

Hacia el siglo XII a. C. un nuevo pueblo semita emergió del desierto de Arabia, fueron los arameos. Durante el reinado de Teglatfalasar I, Asiria consiguió mantenerlos fuera de sus fronteras, pero tras su muerte, los arameos comienzan a penetrar en el país, debilitándolo durante el siglo y medio siguiente. Esta situación fue aprovechada por los pueblos cercanos para fortalecerse. Es el período de auge de los reinos de Israel –reinado del rey David– y del reino de Damasco.5

El 911 a. C. Adad-nirari II ascendió al trono de Asiria, quien tras reorganizar el ejército consiguió derrotar a los principados que los arameos habían fundado. A este rey le sucedió Tukulti-Ninurta II, quien sólo reinó cinco años.5 Durante este período se incrementó la explotación y los suministros de hierro disponibles, lo cual permitió equipar completamente al ejército con armas de este metal.5 Otro factor decisivo fue el desarrollo de maquinaria de asedio, como el ariete, que permitió el derribo de murallas y por tanto acabó con la necesidad de organizar largos asedios para tomar las ciudades.5

Todos estos avances los aprovechó Asurnasirpal II quien consiguió derrotar definitivamente a los principados arameos, llegando hasta el Mediterráneo. Su sucesor,Salmanasar III, también contó con esta ventaja, pero sus fuerzas estuvieron divididas en tantos frentes que no consiguió infligir ninguna derrota definitiva a sus enemigos.5 Sus principales oponentes fueron el reino de Urartu –situado al norte del Imperio asirio, en torno a la actual Armenia–, la tribu semítica de los caldeos –proveniente de Arabia– y los medos, de origen indoeuropeo. Estos últimos introdujeron en la región un tipo de caballo, posiblemente conseguido mediante crianza, de mayor tamaño y fuerza, de forma que podían ser cabalgados por una persona. Este avance se expandió rápidamente, llegando a Asiria al tiempo que los nuevos pueblos.5

Antes de la muerte de Salmanasar III su hijo mayor se rebeló tratando de tomar el trono, llegando esta revuelta hasta la muerte del rey, tras la cual será su hijo menor –Shamshi-Adad V– el que hereda el trono y derrota a su hermano. Tras su muerte su hijo Adadnarari III, aún un niño, recibe el título, pero debido a su edad será la mujer del rey, Semíramis, la que gobierne como regente.5

Este fue un período de estancamiento para Asiria y de reforzamiento para los reinos que la rodeaban. Así, Urartu alcanzó su apogeo en el reinado de Argishti I(778 a. C. – 750 a. C.) y el reino de Israel vivió un nuevo período de prosperidad con el reinado de Jeroboam II.5

Está situación se extendió por los reinados de Salmanasar IV, Ashurdan III y Ashur-nirari V, terminando al producirse un levantamiento militar que culminará con el nombramiento de una nueva dinastía y un nuevo rey, Tiglath-Pileser III,5 quien tras reorganizar el ejército se dispuso a conquistar los reinos vecinos. Derrotó a los medos en el este, obligándoles a rendir tributo a Asiria. En el oeste, terminó con el período de independencia de los reinos locales, haciendo vasallo a Israel y conquistando el reino arameo de Damasco. En el norte conquistó la mitad meridional de Urartu. Y en el Sur, en Babilonia, aprovechando una disputa dinástica de la dinastía caldea, se hizo con el título de rey.5

A Tiglath-Pileser III le sucedió Salmanasar V, quien aparte del trono de Asiria heredó también el de Babilonia. El nuevo rey duró cinco años pues en 722 a. C. fue depuesto en una revuelta que terminó con la joven dinastía.5 El nuevo rey, tal vez un general, se dio el nombre de Sargón II (en acadio rey legítimo) por lo que él y sus sucesores fueron llamados Sargónidas. Con los Sargónidas Asiria vivió una etapa de esplendor militar, pero las continuas guerras y rebeliones, pese a ser sofocadas, iban socavando la economía de la región.5

Este período correspondió con la entrada de los cimerios en la región, provenientes de Escitia, al norte del mar Negro. Atacaron lo que quedaba de Urartu, lo que fue aprovechado por Sargón II para invadir el país. Ante esto, Urartu tuvo que aceptar rendir vasallaje a Asiria, junto a la cual consiguió derrotar a los nómadas.5

En Babilonia, un noble local aprovecho la guerra en el norte para autoproclamarse rey, haciéndose llamar Marduk-apal-iddina II (llamado en la Biblia Merodac-Baladán). Conservó el título durante diez años, hasta que los asirios pudieron marchar hacia el sur y deponerlo, siendo enviado al exilio en 711 a. C. y recuperandoSargón II el título.5

Tras la muerte de éste, su sucesor, Senaquerib, tuvo que enfrentarse a una nueva rebelión en Babilonia, esta vez auspiciada por los elamitas.5 Para derrotarlos ideó una ingeniosa campaña. En vez de atravesar Babilonia hasta llegar a Elam, mandó construir una flota en la parte superior del Éufrates, y la dirigió río abajo, hacia su desembocadura en el golfo Pérsico. Una vez allí, navegó y desembarcó directamente en Elam. Pero los elamitas idearon un contraataque igual de ingenioso. En vez de combatir contra el ejército asirio se dirigieron hacia el territorio de estos, pasando por Babilonia, y dejando sus tierras defendidas por unos pocos hombres. Ante esta situación, el ejército asirio no podía más que volverse.5 Senaquerib entonces se dirigió a Babilonia, la conquistó y la destruyó en 689 a. C. La destrucción fue prácticamente completa y sólo los esfuerzos de su sucesor, Asarhaddón, permitieron su reconstrucción.5 Durante el reinado de éste el Imperio asirio se mantuvo y llegó a su máxima extensión. Se emprendieron una serie de campañas, principalmente hacia Egipto, logrando los asirios saquear la ciudad de Memphis.5 Tras la muerte de Asarhaddón le sucedió su hijo menor, Asurbanipal y su reinado estuvo marcado tanto por las guerras contra cimerios y elamitas –a quienes derrotó completamente destruyendo Susa en 639 a. C.5 –, como por la construcción de la biblioteca de Nínive.5 Durante el final de su reinado, llegó al trono de BabiloniaNabopolasar, aún como vasallo, pero tras la muerte del rey Babilonia declaró su independencia.5

El Imperio caldeo o neobabilónico

La independencia de Babilonia supuso de inmediato la guerra entre ésta y Asiria. Coincidiendo con la rebelión en el sur, al noroeste, un jefe medo llamado Ciáxaresconsiguió unificar bajo su mando un grupo de tribus medas y escitas.6 Ciáxares firmó una alianza con Nabopolasar, sellándola con el matrimonio entre su hija y el hijo del rey babilonio en el 616 a. C. De esta forma, medos desde el norte y caldeos desde el sur, atacaron conjuntamente Asiria, quien, viéndose rodeada, firmó una alianza con sus antiguos enemigos de Egipto.6 La ayuda egipcia no llegó a tiempo. En 614 a. C. cayó la ciudad de Assur y, finalmente, en 612 a. C. medos y caldeos tomaron la capital asiria, Nínive, la cual fue saqueada de tal forma que no quedaron más que ruinas. La caída asiria fue celebrada por los reinos anteriormente sometidos. Así la Biblia lo relata:

Se han abierto las puertas de los ríos, y el templo ha sido arrasado. Ha sido llevada cautiva su reina y las mujeres conducidas a la esclavitud […] Y Nínive con las aguas ha quedado hecha una laguna […] Devastada ha quedado ella, y desgarrada y despedazada […] ¡Ay de ti, ciudad sanguinaria, llena toda de fraudes y extorsiones, y de continuas rapiñas!

Mapa del Oriente Medio hacia el año600 a. C. Esta fecha estuvo marcada por la reciente desaparición del Imperio neoasirio y su reparto entre caldeos y medos así como la victoria del monarca caldeo,Nabucodonosor II ante los egipcios, consiguiendo así el control de toda la región de Canaán.

Tras la caída de Nínive, el ejército asirio resistió unos años más en la ciudad de Harrán. El ejército egipcio, entretenido en una campaña contra los judíos, no llegó a tiempo de rescatar la ciudad, que cayó finalmente en 605 a. C.6 Tras la derrota asiria, el ejército babilonio, marchó a por el egipcio. Al mando ya no estaba Nabopolasar, quien había enfermado, si no su hijo, que sería conocido como Nabucodonosor II. Se enfrentó a los egipcios en la Batalla de Karkemiš, derrotándoles completamente. Esta batalla supuso que toda la región de Canaán quedase bajo control caldeo.6 A partir de este momento nace el llamado Imperio babilónico o caldeo, que dominará una extensión de terreno tan importante como su predecesor, el Imperio asirio.

El dominio de Canaán no estuvo exento de problemas. Los egipcios alentaron las revueltas locales y se sucedieron los levantamientos de los reinos y ciudades-estado de la región. Así, en el 598 a. C. el reino de Israel se rebela. Es derrotado y algunos líderes de la rebelión son enviados al exilio, llegando al trono un nuevo rey, Sedecías. Esto no impidió que se produjeran nuevas rebeliones, y en 587 a. C. el pueblo de Israel, cuyo rey estaba siendo alentado por los egipcios, vuelve a levantarse en armas. Este periodo coincide con la actividad del profeta Jeremías, que según dice la Biblia pidió al rey judío la rendición ante los caldeos, profetizando en caso contrario la destrucción de Jerusalén:

Dijo, pues, Jeremías a Sedecías: Esto dice el señor de los ejércitos, el Dios de Israel: Si te sales y te pones en manos de los oficiales del rey de Babilonia, salvarás tu vida, y esta ciudad no será entregada a las llamas, y te pondrás en salvo tú y tu familia. Pero si no vas a encontrar a los oficiales del rey de Babilonia, será entregada la ciudad en poder de los caldeos, los cuales la abrasarán y tú no escaparás de sus manos

Fueron de nuevo derrotados, y en esta ocasión la represión fue más dura: según el mismo Jeremías, los babilonios, a su entrada a la ciudad, mataron a la familia de Sedecías y a él le sacaron los ojos y le condujeron al exilio a la ciudad de Babilonia. También al exilio fue enviada el resto de la población, tanto nobles como plebeyos. Sin embargo a los pobres se les mantuvo en libertad, concediéndoles tierras.10 La ciudad de Jerusalén fue arrasada y el palacio real, las viviendas y las murallas destruidas.6 10

Otro foco de insurrección en el oeste fue la ciudad de Tiro, situada entonces en una isla –hoy península– a orillas del Mediterráneo, en el actual Líbano.Nabucodonosor II envió allí su ejército, que se situó en la costa, frente a la isla, y levantó un asedio. Sin embargo, la superioridad naval tiria hizo inútil el sitio, que duró trece años, tiempo tras el cual se firmó una paz, consistente en el vasallaje de la ciudad.6

Durante la segunda mitad de su reinado, Nabucodonosor II se dedicó a embellecer la ciudad de Babilonia, convirtiéndola en la mayor metrópoli de su época.6 Así la describió Heródoto un siglo después:

La Asiria tiene muchas y grandes ciudades, pero de todas ellas la más famosa y fuerte era Babilonia, donde existía la corte y los palacios reales después que Nino [Nínive] fue destruida. Situada en una gran llanura, viene a formar un cuadro, cuyos lados tienen cada uno de frente ciento veinte estadios, de suerte que el ámbito de toda ella es de cuatrocientos ochenta. Sus obras de fortificación y ornato son las más perfectas de cuantas ciudades conocemos. Primeramente la rodea un foso profundo, ancho y lleno de agua. Después la ciñen unas murallas que tienen de ancho cincuenta codos reales, y de alto hasta doscientos, siendo el codo real tres dedos mayor del codo común y ordinario.

De esta etapa datan algunos de los monumentos más célebres de la ciudad mesopotámica. Es el caso de la Puerta de Istar, o de los Jardines colgantes de Babilonia.

Nabucodonosor muere en el 562 a. C., siendo sucedido por su hijo Evilmerodac (Amel-Marduk) quien a los dos años fue víctima de una conspiración siendo depuesto por su cuñado, que se hizo llamar Neriglisar (Nergal-sharusur). Cuatro años después moría el nuevo rey, siendo sucedido por su hijo Labashi-Marduk, cuyo reinado acabó ese mismo año al ser víctima de una conspiración, acabando así la dinastía iniciada por Nabopolasar.6

Tras esto fue puesto el trono Nabu-naid, más conocido como Nabónido, quien relegó las tareas militares en su hijo Balâtsu-usur (en acadio: Baal protege al rey), más conocido como Baltasar o Belsasar. Mientras tanto, el monarca se dedicó a tareas culturales, recopilando y estudiando antiguas escrituras.6

El fin del Imperio babilónico: la conquista persa

Durante el reinado de Nabónido, en la vecina Media se sucedió la inestabilidad. Un nuevo jefe llegó al principado de Anshan, vasallo del reino medo. Se hizo llamar Ciro II de Anshan, más conocido como Ciro el Grande.12 En 559 a. C. el nuevo rey se declaró independiente de Media, lo que supuso la guerra. No sólo consiguió mantener la independencia del principado, sino que en 550 a. C. tomó la capital meda, Ecbatana, convirtiéndose así en el nuevo monarca de toda la región. A continuación Ciro se lanzó a la conquista del reino de Lidia, en Asia menor, cuya conquista completó en el 547 a. C.12

Durante estas campañas Nabónido de babilonia se mantuvo inactivo. Sin embargo, tras la caída de Lidia, buscó la alianza de Egipto contra el posible invasor. Ésta resultó inútil y en 539 a. C. Ciro se encontraba atacando la capital babilonia. La caída de la ciudad fue narrada posteriormente por el historiador griego Heródoto:

En medio de su apuro, ya fuese que alguno se lo aconsejase, o que él mismo lo discurriese, [Ciro] tomó esta resolución.

Dividiendo sus tropas, formó las unas cerca del río en la parte por donde entra en la ciudad, y las otras en la parte opuesta, dándoles orden de que luego que viesen disminuirse la corriente en términos de permitir el paso, entrasen por el río en la ciudad. Después de estas disposiciones, se marchó con la gente menos útil de su ejército a la famosa laguna, y en ella hizo con el río lo mismo que había hecho la reina Nitocris.

Abrió una acequia o introdujo por ella el agua en la laguna, que a la sazón estaba convertida en un pantano, logrando de este modo desviar la corriente del río y hacer vadeable la madre. Cuando los persas, apostados a las orillas del Éufrates, le vieron menguado de manera que el agua no les llegaba más que a la mitad del muslo, se fueron entrando por él en Babilonia. Si en aquella ocasión los babilonios hubiesen presentido lo que Ciro iba a practicar o no hubiesen estado nimiamente confiados de que los persas no podrían entrar en la ciudad, hubieran acabado malamente con ellos. Porque sólo con cerrar todas las puertas que miran al río, y subirse sobre las cercas que corren por sus márgenes, los hubieran podido coger como a los peces en la nasa. Pero entonces fueron sorprendidos por los persas; y según dicen los habitantes de aquella ciudad, estaban ya prisioneros los que moraban en los extremos de ella, y los que vivían en el centro ignoraban absolutamente lo que pasaba, con motivo de la gran extensión del pueblo, y porque siendo además un día de fiesta, se hallaban bailando y divirtiendo en sus convites y festines, en los cuales continuaron hasta que del todo se vieron en poder del enemigo. De este modo fue tomada Babilonia la primera vez.

Con la conquista persa terminó la historia de Babilonia como reino independiente. Otros rebeldes y jefes locales posteriores tomarían el título de Rey de Babilonia, pero no se trató más que de actos ceremoniales o de rebeldía frente al poder central.

Babilonia en los textos bíblicos

Según la Biblia, Babilonia fue fundada por Nemrod, quien también construyó el zigurat conocido como la famosa Torre de Babel. Así se cita:

Cus engendró también a Nemrod: éste comenzó a ser prepotente en la tierra. Era un cazador forzudo delante del Señor. De ahí vino el proverbio: Como Nemrod, forzudo cazador ante el Señor. Y el principio de su reino fue Babilonia, Arac, Acar y Calanne, en la tierra de Sennaar. De este país salió Assur, el que fundó a Nínive, Rejobot-Ir y Kalah

En este periodo la lengua predominante en la región era el acadio, que había sido llevado a la región en las invasiones semíticas que se produjeron en torno al3000 a. C. Poco a poco fue sustituyendo al idioma sumerio durante los siglos siguientes, especialmente durante las conquistas de Sargón I de Asiria siete siglos después.14

Tecnología babilónica

Los babilonios heredaron los logros técnicos de los sumerios en riego y agricultura. El mantenimiento del sistema de canales, diques, presas y depósitos construidos por sus predecesores necesitaba de un considerable conocimiento y habilidad de ingeniería. La preparación de mapas, informes y proyectos implicaban la utilización de instrumentos de nivelación y jalones de medición. La matemática asirio-babilónica utilizaba el sistema de numeración sexagesimal sumeria que, al ser un sistema de notación posicional (muy parecido al actual sistema decimal, pero en base 60), facilitó el desarrollo de un álgebra y aritmética tempranas; de aquí se derivan por ejemplo la división del círculo en 360 grados, o la de una hora en 60 minutos. Continuaron utilizándose las medidas de longitud, área, capacidad y peso normalizadas anteriormente por los sumerios. La agricultura era una ocupación complicada y metódica que necesitaba previsión, diligencia y destreza. Un documento escrito en sumerio, aunque utilizado como libro de texto en las escuelas babilónicas, resulta ser un verdadero almanaque del agricultor, y registra una serie de instrucciones y direcciones para guiar las actividades de la granja, desde el riego de los campos hasta el aventamiento de los cultivos cosechados.

Los artesanos babilonios eran diestros en metalurgia, en los procesos de abatanado, blanqueo y tinte, y en la preparación de pinturas, pigmentos, cosméticos y perfumes. En el campo de la medicina, se conocía bien la cirugía y se practicaba frecuentemente, a juzgar por el Código de Hammurabi, que le dedica varios párrafos. También se desarrolló la farmacopea, aunque la única prueba importante de ello procede de una tablilla sumeria escrita algunos siglos antes del reinado de Hammurabi.

Fuente Wikipedia:

Predecesor:

Tercera Dinastía de Ur

Imperio paleobabilónico o amorreo

1792 a. C.1595 a. C.

Sucesor:

Invasión Casita

Predecesor:

Imperio asirio

Imperio neobabilónico o caldeo

626 a. C.539 a. C.uente: Wikipedia:

Sucesor:
Imperio persa

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 septiembre, 2015 en HISTORIA, Mesopotamia, RELIGIONES, SUMERIA

 

Etiquetas: ,

Jehová – YHVH – Marduk-Ra


Similitudes???

f93a1-marduk

YHAVE

YHVH – Marduk

A continuación se muestra una lista de similitudes entre Marduk, el hijo del Dios Enki, y el Dios hebreo YHWH, que gobernó la Gran Era de Aries. ¿Eran el mismo Dios? Aquí varias razones.

Nota: no hay ninguna mención del nombre de YHWH en los textos sumerios – o las revistas de San Juan, pero lo hacen mención a Marduk – que tiene el mismo patrón que YHWH.

1) Ambos Dioses inician su dominio en el inicio de la Era de Aries [2048 a. C.] [Nota: gobernante planetario de Aries es el planeta Marte = Marduk] Marte es de guerra. (Jehová de los Ejércitos)

2) Ambos Dioses representan las características de Marte [guerreros, agresividad, ambición, dominio, conquista, los dirigentes, las armas, la destrucción]

3) Ambos Dioses, guerreros, estaban involucrados en la lucha contra las guerras y la destrucción de ciudades, ambos eran héroes o benefactores.

4) Los dos afirmaban ser el destructor de ciudades como Sodoma y Gomorra

5) RA, Marduk, y YHWH, [así como los israelitas] fueron todos en Egipto, al mismo tiempo

6) Ambos vagaban por el cielo en carros [transporte o ‘Sem’]

7) Ambos eran conocidos como “Dios, Rey, Señor, el Altísimo”, es decir, los Señores del Cielo

8) El número 50 era importante para ambos – Marduk fue dado el estatus de 50, YHWH el Jubileo 50 años

9) Ambos eran Dioses ocultos – Marduk estaba en el exilio

10) Ambos fueron vistos en un trono celestial en el que asistían ángeles de fuego

11) Ambos [y Ra] sonidos que había promovido la causa de su padre [Marduk/Nabu, YHWH/Jesús, RA/Osiris] – Jesús y Osiris resucitaron de los muertos y se fueron al cielo – no se sabe si Nabu hizo lo mismo. NOTA: El “Jesús” es un concepto astronómico relacionado con el sol no un ser real no fue el hijo de YHVH.

12) Ambos dijeron ser los “creadores” de la Tierra, el sistema solar, y creadores de la humanidad

13) Los dos dejaron la escena del poder en el mismo momento de la historia

14) IS-RA-EL – dice la IS es de la Diosa ISIS – [El – significa Dios o Elohim] – RA es otro nombre de Marduk

15) RA y Marduk eran uno y el mismo Dios

16) YO SOY EL QUE SOY, los medios, I AM I AM ASHER [Asher y Marduk eran el mismo Dios]

17) Tanto Marduk y YHWH celebraron la península del Sinaí como un lugar muy importante

18) Marduk llegó a Harran en 2048 a. C. – Abram se le dijo que abandonara Harran en 2048 a. C.

19) Marduk procede de un ‘planeta celestial’ / le dio su nombre. YHWH afirma poseer “el cielo” y sus puertas

20) Marduk usurpado y sustituye a Anu, su abuelo, como el dios más supremo – YHWH – ¿Quién se usurpan?

21) En la creación del sistema solar – Marduk reclama el papel de ‘El Padre’

22) Marduk tiene una jerarquía de Dios-12; YHWH tiene 12 tribus, Jesús tenía 12 discípulos – [12 meses en un año],

23) Marduk tiene 7 lunas – uno para cada día de la semana, instituido YHWH siete días a la semana

24) Ambos Dioses afirmaba ser la deidad suprema del cielo y la tierra

25) Marduk, era el planeta de ‘Cruce’ [más de nuestro sistema solar]. La ‘cruz’ es utilizado para simbolizar judeo-cristianos

26) Marduk era el primogénito de Enki, mientras que Jesús era el primogénito de YHWH.

27) El nombre de Marduk significa: hijo de la luz, hijo del brillante día, es verdad – por esta misma descripción que Jesús era conocido

28) Ambos son conocidos como los Dioses duales – Marduk / RA – YHWH / Jesús. Una identidad buena y otra mala

29) Ambos tenían la supremacía reclamada de las “Cuatro partes de la tierra ‘

30) Ambos dijeron que el Dios de Babilonia era su enemigo

31) RA y YHWH Ambos habían construido templos, ambos tenían un altar especial a la casa de un instrumento codiciado [el Ben-Ben y el Arca del Pacto]

32) Reino de RA fue dividido en dos secciones para [Seth y Osiris] – al norte y los reinos del sur – lo mismo con Israel

33) Osiris, hijo de Marduk, fue asesinado, que era entonces, resucitó, ascendiendo a los cielos a través de las puertas secretas. Isis [Diosa] encontró su cadáver, Jesús, Hijo de YHWH, fue asesinado, resucitó y ascendió más tarde, en los cielos – María Magdalena se dedico cuidar su cuerpo, y fue primer testigo de Jesús después de su resurrección. Isis era mujer de Osiris, María Magdalena era la de Jesús, esto ha sido negado por el vaticano y otras entidades lo han querido mantener en secreto, pero hay muchos evangelios gnósticos y otros escritos que lo confirman.

34) Los reinos del norte y del sur de Egipto, se vistieron de rojo, blanco, sombreros azules, las doce tribus, YHWH de Israel, son de rojo, blanco, banderas azules en la actualidad.

35) Padre, Madre Virgen, Divino Niño / Osiris, Isis y Horus; YHWH, Jesús & María; Marduk Tiamat la tierra, y el Sol

36) Una estrella de seis puntos simbolizaba a Marduk – igual que la Judíos – y tal vez el rey David – Verificación de Dios de los medios de estrellas.

Marduk se proclamo creador de la tierra y sus habitantes e impartió su monoteísmo entre los A-dam, el era el único dios, al único que se debería adorar, el que no cumplía con sus leyes era castigado y masacrado.

E aquí a Dios.

 
5 comentarios

Publicado por en 6 septiembre, 2015 en HISTORIA, MITOLOGIA, RELIGIONES, SUMERIA

 

Etiquetas:

 
JOSE LUIS ROPERO

Birding, naturaleza, turismo y cultura. Transmitiendo desde Valledupar, Colombia.

Artesanías de Fiu

My crochet and color world

Las Talayas

Un lugar para la historia local de Avellanosa del Páramo (Burgos) ESPAÑA

Kone, Krusos, Kronos

A personal forum to express ideas, experiences, stories, etc.

Unbound Boxes Limping Gods

The writer gives life to a story, the reader keeps it alive.

mysuccessisyoursuccess

Just another WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: