BUSCANDO LA RAÍZ DE LA PALABRA (AMEN)


Origen de la palabra ‘amén’

Esta palabra se dice que procede del hebreo אמן (‘en verdad’, ‘ciertamente’) pronunciado āmēn. La raíz de esta palabra indica firmeza y seguridad, y en hebreo coincide con la raíz de la palabra ‘fe’. También se dice que a su vez puede proceder de lenguas semíticas como el arameo. Posteriormente, derivó al griego ἀμήν y de ahí al latín amen. Originariamente, se utilizaba en el Judaísmo, después su uso se extendió a otras religiones como el Cristianismo y el Islam.

Amén en el Cristianismo

En el Cristianismo se utiliza de una forma generalizada como fórmula para concluir oraciones. En el Nuevo Testamento, se presenta a Jesucristo utilizando esta palabra dos veces (‘Amén, amén’) al comienzo de algunos de sus discursos y normalmente se traduce como ‘En verdad, en verdad’. Por ejemplo, en ‘En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí…’ (Jn 14:12). También aparece en el Libro del Apocalipsis cuando Jesuscristo es llamado ‘el Amén’: ‘He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios…’ (Ap 3:14).

Amén en el Judaísmo

En la Biblia Hebrea esta palabra aparece en varias ocasiones. Se utiliza al comienzo o al final de una frase. Se utiliza normalmente como respuesta a una bendición y como una forma de expresar afirmación ante un declaración. En el Talmud se indica que la palabra ‘amén’ es un acrónimo que se podría traducir como ‘Dios, Rey en el que se puede confiar’.

Amén en el Islam

En el Islam se utiliza esta palabra (آمين‎, en árabe) al final de una oración con el significado de ‘así sea’ o ‘así es’ como forma para expresar confirmación y afirmación.

Otros usos de la palabra ‘amén’

Además de la utilización como fórmula religiosa, la palabra ‘amén’ se utiliza en español en otros contextos. En el lenguaje coloquial, aparece en varias expresiones:

‘Decir amén a todo’. Significa asentir a sentir a todo. En este caso, la palabra ‘amén’ se puede sustituir por ‘sí’.

‘En un santiamén’ o ‘en un decir amén’. Significa en un breve periodo de tiempo. En el primer caso, santiamén se forma a partir de las últimas palabras que se utilizan en la fórmula para santiguarse en latín ‘In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amen’. Equivale a otras expresiones como ‘en un segundo’ o ‘en un momento’.

‘Llegar a los amenes’. En este caso, la palabra ‘amén’ utilizada en plural. Significa llegar cuando está acabando algo.

También se utiliza la palabra ‘amén’ junto con la preposición ‘de’ significando ‘además de’. Por ejemplo: ‘Amén de los informes, hay que hacer las facturas’. Este uso sería propio del lenguaje formal.

?Pero es correcta esa traducción¿.

Amen o Imen. En egipcio: Amón (Ra) En griego: Amón(Zeus) en romano antiguo (Júpiter).

Amón: Fue denominado “El oculto”, “Padre de todos los vientos”, “Alma del viento”, “El dios único que se convierte en millones”, “Aquel que habita en todas las cosas”, “Amón-Ra, señor de los tronos de las dos tierras”, “El toro de su madre”, “El eterno”. También recibió títulos en función de los lugares de culto, como Amón de Ne, Amón de Napata, Amón de Pnubs, Amón de Gempatón, “Hijo real de Kush”, “Toro del desierto”, o “Señor de los oasis”

La mayoría de Los cristianos al decir “Amén” al final de las oraciones sin saberlo adoran al paganismo.
En el antiguo Egipto todas las oraciones terminaban con la palabra “Amen”, nombre del dios principal asociado a Amón Ra.

Entre otros títulos, Amen (en griego Amón) tenía el de “el Eterno”. Para los egipcios, decir “Amen” al concluir la oración que dirigía el sacerdote equivalía a decir “lo aceptamos por Amen el gran dios”.

Con todo esto podemos decir que… “Amén” en su pronunciación natural, tiene un origen relacionando con el dios egipcio Amón/Amún o Amón- Ra: (Marduk)

En base al análisis gramatical y a la información aportada por diccionarios y enciclopedias, podemos concluir entonces queAmen”, es una palabra hebrea de origen caldeo, y posiblemente sumeria. Lo que sitúa al término en una antigüedad de 3.000 a 6.000 años.

Pasó al cristianismo, como “Amén” y al Islam como “Amín”. Y no guarda relación con el termino Amen-Imen-Amon- o Amun de la deidad egipcia.

El origen egipcio del nombre de la deidad es “Imen”, que paso luego a ser “Amen”, de ahí al griego y al español como “Amon” y al inglés como “Amun”.

2 Respuestas a “BUSCANDO LA RAÍZ DE LA PALABRA (AMEN)

  1. Pingback: BUSCANDO LA RAÍZ DE LA PALABRA (AMEN) | EL ARCA DE LOS DIOSES

  2. pienso que simplemente se le debe acentuar en la a y no en la e…entonces es super intuitivamente logica: Ámen, porque el amor es todo 🙂

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s